Blog

Precision Lifting and Pore-Tightening Concentrate de Kiehl’s, el sérum “tensor”

¡Buenos días!



Después de un par de semanas de minivacaciones (un poco “forzadas” pero necesarias) vuelvo a la carga con más contenido que espero que os guste. Para compensar un poco, esta semana habrá dos entradas, he cambiado el día de publicación de miércoles a martes para que estén algo separadas entre sí. ¡Y espero que os gusten! (:

Llevo algún tiempo queriendo actualizar mi rutina facial en el blog, tanto la diurna como la nocturna, pero con mis más y mis menos aún no he podido sentarme en serio a redactar sobre el tema. No obstante, antes de llegar a ese punto, que espero poder hacer pronto, voy a hablaros de dos productos que forman parte de dicha rutina. El que os traigo esta semana es uno de los últimos lanzamientos de Kiehl’s, que lleva ya meses en venta: el sérum Precision Lifting and Pore – Tightening Concentrate (ahí queda el nombrecito tan corto que tiene…). Fue un obsequio que me hicieron en la boutique de Kiehl’s Valencia para que pudiera probarlo y daros mi opinión, y tras algunos meses de uso me dispongo a hablaros de él en detalle.

 

¿Queréis saber más? Os cuento…
Seguro que lo primero que habéis pensado es… ya está aquí otra vez la “pesada” ésta hablando de Kiehl’s. Pero lo cierto es que, si me seguís desde hace tiempo y en mis redes sociales, Kiehl’s es una marca cuyos productos me funcionan bastante bien. No todos, obviamente, en algunas reviews podréis leer que también me he llevado mis chascos con cosméticos que no me funcionan, incluso en algunos C’est Fini veréis productos que me ha encantado perder de vista. Pero en general puede decirse que Kiehl’s es mi marca de cuidado facial predilecta y que hay productos básicos e imprescindibles que ya no cambie (o es muy difícil que cambie) por nada.
Bueno, que me enrollo, vayamos al grano (:
Precision Lifting and Pore – Tightening Concentrate es un sérum pensado para tratar dos problemas que empieza a sufrir la piel con el paso del tiempo (es decir, con la edad): redefinir el óvalo facial proporcionando mayor firmeza a la piel, y reducir visiblemente el tamaño de nuestros poros, los cuales tienden a acentuarse y marcarse más con el transcurso de los años.
Sus ingredientes principales son extracto de levadura (componente que me parece, cuanto menos, muy curioso para ser utilizado en productos de tratamiento facial) y aceite esencial de geranio. Ambos actúan ayudando a mejorar la firmeza de la piel, redefinir el óvalo facial y minimizar los poros dilatados.
Contiene siliconas como podéis comprobar, aspecto que, la verdad, no me ha dado problemas y tampoco me preocupa demasiado puesto que cuido mucho la limpieza de mi piel.
El producto se presenta en un envase de 50 mL con dosificador de “pump”. Es muy práctico e higiénico y muy al estilo al que nos tiene acostumbrados Kiehl’s:
Una característica que me llamó muchísimo la atención es su textura: ligerísima y de muy rápida absorción, por lo que no es necesario esperar mucho tiempo para aplicar luego nuestra hidratante habitual:
El aroma es muy, muy agradable: huele a geranio y un poco a romero, pero no molesta en absoluto. Es más, se desvanece prácticamente tras la aplicación.
Su precio es de 59 € y podéis encontrarlo en las boutiques y corners de Kiehl’s. Además, también podéis comprar a través de su página web.
¿Cómo me ha funcionado a mí?
Pues bien, aunque nos recomiendan utilizarlo mañana y noche, yo he utilizado este producto única y exclusivamente en mi rutina nocturna. Para mi rutina diurna, empleo otro producto del cual os hablaré próximamente. Como os comentaba más arriba, la textura de este sérum hace que sea extremadamente fácil y cómodo de aplicar. Se absorbe muy rápido y podemos dar paso enseguida a nuestra hidratante.
Quizás hubiese notado efectos más rápidamente si hubiese hecho caso a las recomendaciones de la marca y lo hubiera empleado dos veces al día. Lo que sí os puedo decir es que, tras un mes de uso, mi primera impresión fue que mis poros, efectivamente, se veían más reducidos. No tengo unos poros marcados en exceso, pero alguno sí que es más evidente que otro, pero con este sérum he comprobado que han disminuido de tamaño de forma considerable. Y esta reducción ha ido haciéndose más palpable aún con el transcurso de las semanas.
Otro tanto ocurre con el tema flacidez de la piel del rostro. No es que tenga “descolgamiento” ni nada por el estilo, pero me noto más definida la línea de la mandíbula, los pómulos más tersos y la piel como más firme, no sé si me explico.
Un aspecto importante es el modo de aplicación del sérum, no sólo de éste, sino de todos los cosméticos en general. Es importante aplicarlos con movimientos ascendentes, nunca descendentes, para ayudar a que la piel “no se caiga”, y ejerciendo un masaje suave para favorecer su absorción.
¿Conocéis este nuevo sérum de Kiehl’s?
Besos miles y gracias por seguir siempre ahí,

Auxi

C’est fini XX

¡Buenos días!



Os traigo hoy una nueva ronda de productos terminados. Creo que en alguna de las próximas semanas publicaré un par de posts más de este tipo porque mi bolsa donde guardo los frascos vacíos (que, por  cierto, es enorme) empieza a escupir tarros cada vez que abro la puerta del armario donde la tengo guardada. Es decir, ¡se caen porque ya no me caben más! Ante esta alarmante situación, la única medida drástica es hacerles foto y ponerse manos a la obra para contaros qué me han parecido. Y menos mal que no guardo absolutamente todo lo que gasto si no… necesitaría un armario en exclusiva para los C’est Fini, jejejeje.

 



Hay productos que hace mucho que terminé y productos que no hace tanto que han abandonado mi tocador. Algunos han sido repuestos y otros probablemente no vuelvan más.

 

¿Os quedáis a ver  cuáles son?

Empiezo con la Mascarilla de Oliva de Kiehl’s, de la cual os recuerdo que tenéis unacompleta entrada. El olor es increíblemente bueno, pero lo mejor son los resultados: el cabello queda suavísimo, desenredado, con brillo, suelto…. De todas las mascarillas que he probado se sitúa entre las mejores: me encanta. Es de las pocas que  consigue controlarme el encrespamiento. ¿Lo malo? Su precio, es carísima (unos 34 € el bote de 250 mL, ni siquiera en un Friends and Family puede decirse que sea barata).

 



¿Repetiría? De no ser por el precio os daría un sí rotundo. Sinceramente, puede, porque me encanta, pero es un desembolso importante.

 

La limpiadora de Caléndula de Kiehl’s tenía pensado reseñarla en profundidad, pero aún así os hablaré un poco de ella. La descubrí hace casi dos años, cuando salió a la venta, y, con permiso de mi amada Ultra Facial, puede decirse que la adoro. Es increíblemente suave con la piel pero, a la vez, limpia de forma eficaz. Deja la piel comodísima, suave al tacto, pero perfectamente limpia. ¡Elimina incluso algún resto de maquillaje que nos hayamos podido dejar olvidado! Además el olorcito a caléndula que tiene es sumamente relajante. Por ello, la utilicé como limpiadora de noche, como toque de relax y mimos a mi piel tras una larga jornada, aunque vale igualmente como limpiadora matutina. Tiene un precio de 28 € para el formato de 230 mL, pero existe también en versión de 500 mL (a 49 €) y de 750 mL.

 




¿Repetiría? Pues os mentiría si os niego que estoy esperando ansiosa al próximo Friends and Family para reponerla. Eso sí, me pienso hacer con el formato de 500 mL (;

 

Actively Correcting and Beautifying BB Cream, también de Kiehl’s. Otro producto para mí estrella de la marca neoyorkina. El olor es raruno (como os comentaba en su correspondiente post), pero la piel la deja extremadamente natural, como a mí me gusta, dura intacta toda una jornada laboral (eso sí, sellada con polvos), no se me oxida, el tono me queda clavado, cunde muchísimo y además lleva SPF 50. Su precio es de 29 €.

 



¿Repetiría? Ahora mismo tengo otra en uso (la tercera que gasto) y, por supuesto, volveré a repetir cuando la termine.



El acondicionador de coco Dessert Essence es ya un habitual por aquí, supongo que os sonará de habéroslo enseñado en hauls, favoritos y demás. Raro es el pedido a iherb en el que no lo incluyo. Pese a que no contiene siliconas, actúa en profundidad hidratando la cutícula capilar y dejando el pelo bastante suave y manejable. No es mi favoritísimo, pero para el precio que tiene y siendo tan natural como es, lo cierto es que los resultados son fantásticos. Tiene un precio de unos 6 € y lo encontráis en la web de iherb.

 

¿Repetiría? Sí, una y otra vez.
Otro producto que terminé hace ya tiempo es el Agua Micelar Hydrabio de Bioderma. Como sabéis, soy una consumidora fanática de agua micelar (no es que me beba los botes, pero casi). Es un producto imprescindible en mi rutina de cuidado facial y mis favoritas hasta el momento son las de Bioderma. Su hermana Sensibio y ésta misma son las que más me gustan de toda la firma. Es respetuosa con la piel y retira el maquillaje y la suciedad a la perfección. Aquí os dejo su review por si queréis leer un poco más de ella. Su precio suele oscilar entre los 10 y los 15 €, según la farmacia o parafarmacia donde la encontremos.
¿Repetiría? Sí, si encuentro una buena promoción tanto de ella como de su hermana Sensibio, sin duda.
La Crema para Pieles Intolerantes de Avène es un básico que no suele faltarme nunca. Digo “suele” porque este año le he sido infiel y no la tengo entre mis filas, pero en general es un imprescindible en mi tocador. Actualmente creo que la han reformulado (espero que siga siendo igual de buena o mejor) y no he probado la novedad. Pero ésta, en concreto, me encanta. La utilizo cuando tengo la piel más irritada, ya sea por el frío, por deshidratación, por el calor extremo… Calma la piel al instante y la deja cómoda y flexible. Además, es buenísima para cuando cogemos un resfriado y necesitamos restaurar la piel de la nariz y el contorno de los labios que tan mal se pone. El precio es de unos 15 – 18 €.
¿Repetiría? Yes, of course.
Del sérum de Strivectin (Overnight Facial Resurfacing Serum) no voy a hablaros demasiado porque, hasta donde sé, ya no se  comercia en Sephora, que es donde se podía comprar. Ha tardado en llegar a mi bolsa de los C’est fini porque tenía el frasquito perdido entre mis cajones y apareció de repente hace un par de meses (os podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando lo vi en un sitio que no tocaba). En su momento me pareció un producto buenísimo, toda una panacea, ¡estaba loca con él! Su fórmula estaba pensada para actuar como un “exfoliante” nocturno, aportando mucha luminosidad a la piel, suavidad y atenuando marcas de granitos, rojeces y demás.
No obstante, aunque lo pudiera volver a comprar, sinceramente, no repetiría. El por qué es sencillo: mi piel estaba fantástica sólo si lo utilizaba. Dejé de aplicarlo unos días por un viaje y mi piel fue perdiendo esa lozanía, luminosidad y suavidad, e incluso las rojeces iban reapareciendo. Luego volví a utilizarlo y volví a mejorar. Así hasta que acabé el frasco, donde todos los efectos positivos volvieron a perderse. A mí me gustan los cosméticos cuyos resultados son visibles pero también que perduren en el tiempo. Depender totalmente de algo para mantener mi piel óptima no me parece lo ideal. Entiendo que hay que cuidarse la piel a diario para mantenerla saludable, pero que a los pocos días retrocediese tantísimo… no me termina de convencer.
El sérum Hydrabio de Bioderma es uno de los mejores sérums hidratantes que he probado. No llega a igualar a mi amado Hydra Chrono de Liérac (que, por cierto, han renombrado como Hydragenist, espero que la fórmula siga siendo igualmente buena), pero me gustó muchísimo y no me importaría volver a utilizarlo. Hidrata la piel en profundidad, y el invierno que lo utilicé (el de 2014, que ya ha llovido), tenía la piel fantásticamente hidratada (me habría venido muy bien este invierno, que me siento un lagarto de Jaén). El precio es buenísimo: unos 24 € el frasco de 40 mL.
¿Repetiría? Sí, aunque como el de Liérac no he probado otro.
Otra limpiadora que terminé hace tiempo fue la limpiadora de Centella Asiática de Kiehl’s, otra limpiadora buenísima de la marca. La utilizaba como limpiadora de mañanas, excepto en los meses de más calor (o de temperatura más agradable, es decir, de mayo a octubre, aproximadamente). Para los meses de frío es ideal, pues limpia suavemente y evita la aparición de rojeces en la piel. Su único punto negativo quizás sea el precio: 200 mL por 31 €, aunque, eso sí, cunde muchísimo.
¿Repetiría? Sí, aunque desde que la gasté he probado otras limpiadoras que me funcionan bastante bien y quizás sean más económicas.
El champú de aminoácidos de Kiehl’s es un producto que, sinceramente, me costó muchísimo terminar. Lo compré con unas expectativas elevadísimas, había leído tantas opiniones positivas que, la verdad, no pensé que fuese a defraudarme. Es de esos productos que compras con la absoluta certeza de que te van a ir genial y… te llevas un chasco impresionante. Como champú en sí es bueno, no contiene ni siliconas ni parabenos. El aroma a coco es delicioso. Pero, y es un gran pero, no me ayuda en absoluto a controlar el encrespamiento: me deja el pelo como el de una leona loca, incluso aplicando acondicionador y mascarilla después (vamos, pedía a gritos hidratación una vez enjuagaba todo el pelo y eliminaba los restos de champú). Lo he gastado en dos veranos, aprovechando que es cuando más aceites pre – lavado suelo utilizar, pues ayudaba a eliminar muy bien los restos de los mismos. Que, además, fui bestia y me cogí el de medio litro (ole yo). Su precio es de 18 € el de 250 mL y de 30,50 € el de 500 mL.
¿Repetiría? Nunca jamás.
Y, para terminar esta kilométrica entrada, mi base preferida de todos los tiempos: la Face and Body de Make Up Forever. La cité en la anterior entrada de productos terminados, pero os la vuelvo a enseñar porque tenía nada más y nada menos que dos frascos terminados. Os dejoaquí su review completa. Quitando que no cubre por completo las rojeces de mis zonas conflictivas (nariz y mejillas), por lo demás es perfecta: deja una piel saludable, natural, unificada y luminosa. ¡La adoro! Su precio es algo caro: unos 40 € los 50 mL, pero lo vale.
¿Repetiría? Absolutamente sí, de hecho tengo otra en uso (:
Y hasta aquí por hoy. ¿Compartimos algún producto?
Besos miles y nos leemos en la próxima entrada,
Auxi
Hey my American friends, let’s visit my friend’s blog for mom and baby, at here babystrollercarseatcombo.com

Mis favoritos de Kiehl’s

¡Buenos días!


 Como ya sabéis, Kiehl’s es una de mis marcas de cosmética preferidas, puede que la que más me guste de todas. Tiene productos que me encantan (y otros que no tanto, como todo en esta vida). Por eso he pensado que sería una buena idea contaros cuáles de sus productos son los que más me enamoran y cuáles considero prácticamente imprescindibles en mi rutina de cuidados.
 

¿Un kit – kat mientras echáis un vistazo? (;
 Uno de mis indispensables es el Epidermal Re – texturizing Microdermabrasion, más comúnmente conocido como eltratamiento de microdermoabrasión de Kiehl’s. ¡Revisando me he dado cuenta de que no tiene review individual! Sinceramente pensaba que sí que la había hecho, dado lo mucho que me gusta, por lo que he tomado nota para ponerme manos a la obra y contaros totalmente en detalle todo, todo y todo sobre este producto.

Es, junto con el Buffing Grains for Face de Bobbi Brown, mi exfoliante preferido. La cantidad que se necesita es mínima para todo el rostro. Está compuesto de minúsculas partículas de tamaño uniforme que realizan una exfoliación profunda de nuestra piel. Sólo hay que tener cuidado en la presión que ejercemos en el masaje facial al aplicarla, pues en pieles muy sensibles (como la mía) si nos pasamos podemos irritarlas. El resultado es una piel suavísima, uniforme y con mucha más luminosidad. Me chifla.
Su precio es algo elevado (46 € el tubo de 75 mL), pero cunde muchísimo. Mi primer bote lo gasté en casi dos años, y además lo compré en un Friend’s and Family con un 20 % de descuento. Totalmente recomendable.
Otro producto que me re-que-te-encanta es la famosísima Crème de Corps.
La que os enseño en la foto es la versión light, pero cualquiera de sus dos formatos (la normal o ésta), me apasionan. Es, con mucho, mi hidratante corporal preferida de todos los tiempos. Quizás la versión normal me guste más, pero su hermana “ligera” me encanta especialmente en verano, ya que se absorbe antes. La textura es una delicia, deja la piel intensamente hidratada sin aportar sensación pegajosa ni aceitosa, se absorbe bastante bien y, además, apenas tiene aroma. Este último detalle me gana por goleada. Como sabéis, suelo evitar las hidratantes corporales que dejan en la piel “demasiado” perfume, por lo que en este sentido, Crème de Corps es perfecta.
Su precio varía según el tamaño que elijamos. A mí me suele gustar el de 250 mL porque es muy manejable (tiene un precio de 30,50 €). Pero lo tenéis también en formato de 125 mL, 500 mL y hasta 1 L.
El contorno de aguacate también viene siendo un habitual del blog. No sé la de tarritos que he gastado de él (aquí os dejo su correspondiente entrada). No sólo hidrata intensamente la zona, sino que aporta muchísima luminosidad. Ahora mismo no tengo ninguno en uso, pues estoy gastando el de Azulene de iherb. Éste también me parece un contorno fantástico, pero no aporta toda la luminosidad que da el de aguacate de Kiehl’s. Como tengo las ojeras bastante pronunciadas, es un gran punto a favor este aporte de luz a una zona tan delicada. No es que no me guste el deAzulene, que me encanta, pero no consigue superar al de Kiehl’s.
Lo tenéis en formato de 14 mL a unos 28 € y de 28 mL a 41 €.
Mi hidratante facial de cabecera es, como ya he comentado alguna vez, la Ultrafacial Cream (la del bote blanco). Realmente, a la hora de elegir hidratante busco simplemente eso: que hidrate. Me da igual que tenga activos anti – edad, anti – manchas o lo que sea (ya uso previamente un sérum que me aporta las necesidades que requiera mi piel en un momento determinado). Tampoco es para mí clave que contenga SPF, puesto que luego siempre aplico protección facial de SPF 50. Para mí, lo fundamental es que la hidratante, valga la redundancia, hidrate. Y Ultrafacial lo cumple a la perfección.
El año pasado me hice con su versión oil – free para verano, pues con tan altas temperaturas a mi Ultrafacial le costaba bastante más absorberse. Y también estoy encantadísima con ella (os prometo review), aunque lo que me sobró lo guardo para cuando empiece de nuevo el calor. Aquí tenéis la review de la Ultrafacial Cream. No hace mucho han sacado una versión aún más hidratante que debe ser un sueño para emplearla como crema de noche: la Ultra Facial Deep Moisture Balm. Creo que en el próximo Friend’s and Family me haré con una sin falta (:
Su precio es muy asequible, dado lo buena que es y lo que  cunde: 26 € el bote de 50 mL y 40 € el de 125 mL.
La mascarilla de oliva es un producto fantástico para el cabello. De las mejores mascarillas que he utilizado en mi vida y que, de podérmelo permitir, nunca faltaría en mi cuarto de baño. Deja el pelo suave, desenredado, controla muchísimo el encrespamiento, aporta brillo y cuerpo gracias a ingredientes como el aceite de oliva y el de aguacate, y además, deja un aroma riquísimo en el cabello. Lo único malo… su precio: 34 € el frasco de 250 mL. Pero ella lo vale, creedme. Aquítenéis su review.
 
Clearly Corrective’ es un sérum del que también os he hablado varias veces en el blog. Si bien no es “fulminante” como tratamiento anti – manchas, sí que las va aclarando y atenuando progresivamente con su uso continuado. Cuando lo he utilizado no he conseguido hacerlas desaparecer por completo (imagino que para esto harían falta tratamientos más agresivos), pero sí difuminarlas bastantes. No obstante, lo que más me gusta de este producto es que aclara la piel y aporta muchísima luminosidad. Además, su textura líquida hace que se absorba enseguida y no deja sensación pegajosa. Su precio es de 47 € para el formato de 30 mL y de 66 € para el de 50 mL.
 

La limpiadora Ultrafacial era mi limpiadora favoritísima de la marca hasta que probé la de Caléndula, que la relegó a un digno segundo puesto. No contiene jabón, por lo que limpia la piel suavemente pero de forma eficaz, sin agredirla, y dejándola suave y calmada. Me chifla como limpiadora de mañanas. No me extiendo más porque os la citaré dentro de muy poco en una ronda de productos terminados y en breve tendrá su review individual. ¿Su precio? 28 € el dosificador de 230 mL, aunque también tenemos botecitos de 75 mL y un dosificador de 500 mL a 49 €.
 

“Magic Elixir”, el concentrado capilar reestructurante, es uno de los tratamientos pre – lavado que más me gustan para el cabello. No sólo protege el cuero cabelludo, también ayuda a controlar la caída y a que nuestro cabello crezca más fuerte y sano. Además, aporta brillo. Aquí os dejo su review individual.
Tiene un precio de unos 23 € el bote de 125 mL, pero cunde muchísimo. No sé si está descatalogado porque hace tiempo que lo veo agotado en web, tendré que informarme y os cuento (;
El tónico de pepino es el que más me gusta de todos los tónicos que he probado de Kiehl’s. No contiene alcohol, por lo que no irrita nada la piel, y además no deja sensación pegajosa (característica que odio de algunos tónicos). Deja el rostro fresco y calmado, además aporta humedad. Esto facilita muchísimo la aplicación posterior del sérum (si es que lo incluís en vuestra rutina de cuidados). Aquí os dejo su entrada correspondiente.
Tiene un precio de 18,50 € el bote de 250 mL y ahora hay un formato nuevo de 500 mL por 29 €.
De la limpiadora Ultrafacial no hace mucho que os conté todo cuanto sé. Era mi limpiadora preferida hasta que, como os he comentado más arriba, probé la de Caléndula. Pero esto no hace que ya no me guste, me sigue pareciendo una limpiadora fantástica y económica. Es una limpiadora perfecta para utilizarla en la rutina matinal (aunque también puede emplearse de noche, sólo que yo para la limpieza nocturna prefiero limpiadoras más “contundentes”. Su precio es de 18 € el bote de 150 mL.
 
Un producto estrella de Kiehl’s, para mí, es sin duda la Actively Correcting and Beautifying BB Cream. Creo que voy, si no me equivoco, por el tercer bote, y cada vez me gusta más. Deja un acabado muy natural y semi – mate en la piel (no cubre mucho, eso sí, por lo que para zonas conflictivas es necesario tirar de corrector). El olor es rarito, pero quitando esto, por lo demás, me encanta. No sólo nos deja buen aspecto, además cuida y nutre nuestra piel, gracias a sus activos hidratantes y a su factor de protección solar SPF 50. Un imprescindible en toda regla. Su precio es de 30 €. Su entrada la podéis leer aquí.
 
Os voy a citar brevemente un aroma de los Aromatic Blends de Kiehl’s. Mi preferido es el de Vainilla y Cedro y aún a día de hoy no he conseguido hacerme con un frasco “de verdad” (o que me lo regale algún rey mago despistado o amigo invisible). He gastado bastantes muestras y esta minitalla que veis, pero nada de bote de tamaño grande. Me fascina porque a mí personalmente me chiflan los perfumes que contienen vainilla en sus notas. Pero soy muy exigente en cuanto a perfumes, como bien sabéis, por lo que las notas de vainilla no pueden ser demasiado azucaradas ni pueden “empalagarme” y embotarme los sentidos. Este perfume de Kiehl’s es perfecto en este sentido, pues su vainilla no es la vainilla típica empleada en los perfumes, sino Vainilla de Uganda, más suave y con más cuerpo. Me vuelve loca. Su precio es de 45 € el frasco de 100 mL.
 

Para terminar os dejo un sérum con el que tengo una relación amor – odio y que también tendrá su review individual en el blog en próximas entregas. Se trata del famoso Midnight Recovery Serum. Lo cito entre mis preferidos de Kiehl’sporque, tras mucho utilizarlo, finalmente le he cogido el puntito a su uso. Si lo usaba todos los días, me engrasaba la piel cosa mala. Pero, utilizándolo puntualmente (unas 2 – 3 noches a la semana), noto una mejoría considerable en mi piel. Me levanto con la piel más descansada, relajada y luminosa, justo lo que promete este producto.
Tiene un precio de 42 € el tamaño de 30 mL y de 63 € el de 50 mL.
Y bueno, otra entrada kilométrica más, pero me parecía interesante (y necesario) después de todos los productos deKiehl’s que llevo enseñando por aquí en mis años de beauty blogger.
¿Coincidimos en alguno? ¿También es Kiehl’s una de vuestras marcas fetiche en cosmética?
Besos miles y nos leemos en la siguiente entrada,
 
Auxi

Halloween Eau De Toilette: Halloween is in the air

¡Buenos días!

 

 

¿Qué os evoca a vosotr@s un perfume? Es decir, oler una determinada fragancia… ¿os trae recuerdos, lugares, personas, situaciones… a la mente? En las diferentes reviews que tenéis en este blog acerca de determinados perfumes intento resaltar casi siempre este punto: el recuerdo ligado al perfume.

 

 

Cuando desde Halloween Perfumes me hicieron llegar la fragancia de Halloween original, la clásica, la primera de todas las de la marca, muchos recuerdos y sensaciones se agolparon en mi mente a través de mi naricilla. Si os quedáis leyendo un ratito, os lo cuento (:

 

Para empezar, voy a describiros a Halloween en términos técnicos perfumísticos, es decir, os voy a hablar de sus notas:
Notas de salida: Violeta, mares de Alaska, verde de Cozumel, banana de Bokhol.
Notas de corazón: Magnolias de Casablanca, violetas de Arezzo, muguet de Camarga, tuberosa de Yunnan, pimienta rosa de la isla de Aruba.
Notas de fondo: sándalo de Misora, incienso de Djouba, mirra de Tana, vainilla de Madagascar.
Pertenece a la familia floral y semi – oriental.
Halloween se define a sí misma como el elixir de la seducción y el romanticismo, presente en el mercado desde 1997 y creada por Max Gavarry. Se trata de una fragancia misteriosa, romántica, inocente y, a la vez, angelical y hechicera. Actualmente, la imagen que representa este perfume es Josephine Svenningsen.
Un aspecto que me encanta de los perfumes (si bien ya sabéis que no es para mí el más importante) es su packaging. El de Halloween es sencillo pero acertadísimo: un frasco de cristal transparente que deja entrever perfectamente el color del perfume, que es morado claro (ahí ya me conquista de lleno). El tapón es redondo, de metal plateado semi – mate, y también es de este mismo me tal su base, con las letras HALLOWEEN impresas en él. No obstante, os adelanto que, a lo largo de 2015, habrá un cambio de estética en la marca Halloween, ya os mantendré informad@s (;
Hay tres tamaños de este EDT: 30 mL (con un precio de unos 25 €), 50 mL (sobre los 40 €) y 100 mL (unos 50 €). Como siempre os digo, los precios son orientativos y depende muchísimo de dónde compréis el perfume, ya que hay una amplia variedad de perfumerías y locales con buenas ofertas y promociones.
Ahora bien…, ¿qué me evoca a mí Halloween y qué papel ha tenido en mi vida?
No se trata de una fragancia que no conociera, como habéis podido deducir. Fue uno de los perfumes claves de mi, allá un poco lejana en años, adolescencia. Era el aroma que utilicé en mis últimos años de instituto y el primero de Facultad, no sé deciros la de frascos de 100 mL que llegué a gastar (puede que 4 ó 5). Se trataba de mi fragancia de diario, y al olerla cuando llegó a mis manos hace unos días no pude evitar acordarme de la chica tímida y empollona cargada con un montón de apuntes que se tiraba horas y horas frente a los libros. Me recordó también a mi amor platónico de adolescencia… ¡cuántos años sin pensar en él ni por un instante! A los litros y litros de café para mantenerme despierta en épocas de exámenes. A los abrazos de mi hermana pequeña, por aquel entonces casi pre – adolescente. A mi grupo de amigos del instituto, cada cual con sus peculiaridades y sus manías. A sueños, a juventud vivida y soñada. Es realmente increíble lo que puede llegar a traernos a la mente un perfume.
No lo volví a comprar, descubrí otras fragancias que por unos motivos u otros me conquistaron, entre ellas, como sabéis, mi amada Light Blue. He querido volver a tenerla entre mis filas muchas veces, era una eterna en mi wish – list. ¡Pero a nadie se le ocurría regalármela! Así que os podéis imaginar mi alegría cuando desde Halloween Perfumes me la hicieron llegar. ¡Un regalo de San Valentín adelantado y acertadísimo!
Para terminar mi entrada de hoy, os comento, por si no lo sabéis, que tenéis un sorteo activo en el Facebook de Halloween Perfumes gracias al cual, respondiendo a un test para descubrir qué fragancia Halloween va más con vosotr@s, podéis conseguir un set de fragancias para vosotr@s y vuestra pareja. Éste es el enlace directo al sorteo y lo tenéis activo hasta el mismo día 14, así que… ¡corred! (:
Y nada más por hoy, espero que os haya gustado y traído tantos buenos recuerdos como a mí.
¿Habéis tenido la fragancia Halloween alguna vez en vuestro tocador? ¿Qué versión os gusta más? ¿Os evoca algún recuerdo?
¡Nos leemos en la próxima entrada!
Auxi
 

Agua Micelar Todo en 1 de Laboratorios Garnier

¡Buenos días!



Como ya he comentado en alguna ocasión, soy bastante exigente con la rutina de limpieza del rostro. Desde hace varios años no me limito a simplemente desmaquillar la piel, sino que me tomo mi tiempo en desmaquillar (si es el caso), pasar por todo el rostro un algodón empapado en agua micelar y, finalmente, proceder a la limpieza con agua y una limpiadora específica para mi tipo de piel.

 

El descubrimiento del agua micelar, por tanto, fue toda una revelación para mí. He probado muchas y de varias marcas, pero mi favorita desde siempre ha sido la Sensibio de Bioderma, por lo respetuosa que es con mi piel y lo bien que retira las impurezas y los posibles restos de maquillaje. Es más, es fantástica desmaquillando por sí misma.

 

No obstante, tiene un precio que, si bien no es muy elevado, no puede  catalogarse precisamente de barato.

 

El pasado verano, en uno de mis viajes a mi tierra, olvidé meter en mi neceser la pequeña botellita que tengo para transportar el agua micelar y me di cuenta cuando ya llegué a destino (cosas de ser una mami todoterreno con el estrés a la orden del día). Tenía en casa recién empezada un bote de Bioderma y no me apetecía gastarme los casi 20 € que me pedían por ella en las farmacias que me pillaban más cerca (cuando he llegado a comprarla por 13 €).
 
Fue entonces cuando recordé el Agua Micelar que Garnier había sacado meses atrás. Suelo huir de todo aquello que tiene tanto “bombo y platillo”, pero para unos días pensé… ¿por qué no? Y, por menos de 5 €, un bote de 400 mL me salvaba del pequeño contratiempo y, como os voy a contar, me sorprendía gratamente.

 

El Agua Micelar Todo en 1 de Garnier está pensada para ser utilizada por todas las pieles, incluidas las más sensibles. Por ello, destaco que no contiene perfumes, siliconas ni parabenos en su composición. Es más, su lista de ingredientes es sorprendentemente corta:
Aunque me imagino que casi tod@s sabréis lo que es un agua micelar, aclaro, por si alguien no lo supiera, que consiste en un preparado de agua y micelas, las cuales son unas moléculas que actúan como imanes atrapando la grasa y la suciedad de nuestra piel.
¿Cómo me funciona a mí esta agua micelar en concreto? Pues bien, teniendo en cuenta las características de mi piel (mixta con zonas secas, bastante sensible y reactiva, y con tendencia al enrojecimiento), debo decir que se adapta perfectamente a mis necesidades y circunstancias. Destaco varios aspectos que me gustan:
      No contiene perfume. Esto puede ser un inconveniente para algun@s, pero para mí, que soy bastante “tiquismiquis” con los olores de los productos cosméticos (los que tienen o los amo o los odio), me viene de perlas. Además, gracias a ello se minimizan el riesgo de alergias y reacciones en la piel.
 
      No deja sensación pegajosa en la piel, algo que detesto de algunas aguas micelares. Me ha ocurrido con marcas mucho más caras y odio pasar la mano por mi rostro y notar que los dedos se adhieren a las mejillas.
 
      Es muy respetuosa y suave con la piel. En verano, que fue cuando comencé a utilizarla, incluso notaba una sensación de alivio inmediato tras su aplicación. Deja la piel realmente cómoda y fresca.
 
      Siguiendo con el punto anterior, no reseca la piel, es decir, no se nota sensación de tirantez tras su uso.
 
      No me ha producido granos, ni espinillas ni ningún otro síntoma de aumento de grasa en mi piel.
 
      Llevo utilizándola unos 9 meses (acabo de empezar mi segundo bote) y en este tiempo no he sufrido ninguna reacción en mi piel sensible derivada de su uso.
 
      Por sí sola desmaquilla casi a la perfección, labios y ojos incluidos. Además, no irrita los ojos.
Para ser un agua micelar que podemos denominar “low cost” debo decir que se ha ganado un hueco entre mis estantes del cuarto de baño. Esto ha provocado que, pese a que mi agua micelar preferida sigue siendo la deBioderma, me replantee muy seriamente comprarla cada vez que me va siendo necesario reponer este producto. No es que ya no utilice la de Bioderma, pero he limitado su compra a esas ocasiones en que encuentro promociones especiales e ineludibles de packs con dos botes de los más grandes en 2×1 o casos similares.
Otra gran ventaja del Agua Micelar Todo en 1 es que la podéis encontrar en casi cualquier supermercado y en perfumerías. El precio oscila entre los 4 y 5 €. Como apunte “marujil” deciros que suelo pillarla en plan aprovisionamiento para el Apocalipsis cuando Carrefour la lanza en promoción 3×2 (ahí queda eso).
 
¿Soléis utilizar agua micelar en vuestra rutina de limpieza? ¿Preferís alternativas low – cost como éstas a versiones algo más caras pero igualmente efectivas?
Besos miles y gracias por leer y comentar,
Auxi

Ultra Facial Cleanser de Kiehl’s, mi limpiadora básica

¡Buenos días!

Últimamente mis entradas son, en su mayoría, de productos relacionados con el cuidado facial. Esto es así porque la verdad es que se me había acumulado bastante “faena” y son cosméticos de los que quería hablaros sí o sí en una review individual. Otros, que no me han impactado ni para bien ni para mal, los dejo para hablaros de ellos algo menos en detalle en mis entradas de productos terminados.

Por ejemplo, la review de hoy va dirigida a un producto del que debo llevar gastados 3 – 4 envases y aún no os había hablado de él. Muy mal por mi parte, porque encima se trata de uno de mis básicos, uno de los afortunados que se ha hecho un hueco en mi rinconcito del cuarto de baño y al que vuelve, más tarde o más temprano, cada vez que lo termino.

Se trata de la limpiadora Ultra Facial de Kiehl’s.

Si os apetece un café bien calentito, seguid leyendo (;

 

La limpiadora Ultra Facial llegó a mi vida al mismo tiempo que mi hidratante de cabecera, allá por el 2012, su compañera de gama Ultra Facial Cream. Llevo usándola mucho tiempo y, aunque la he alternado con otras, me encanta y la repongo siempre que puedo.

Esta limpiadora está pensada para todos los tipos de piel, aunque personalmente no la recomendaría para pieles muy grasas pues puede que éstas necesiten algo más potente (quizá la limpiadora Oil – Free de la misma gama). Cuenta con una fórmula muy suave y posee pH neutro. Promete dejar la piel libre de grasa, suciedad y residuos respetando el equilibrio de la misma y sin resecarla o despojarla de sus aceites naturales.

Sus ingredientes principales son:

–      Aceite de hueso de albaricoque, que posee un alto contenido en vitamina E, un 75% de ácido oléico, 20% de ácido linoléico y ácidos grasos no saturados esterificados con glicerina, semejante a los aceites de aguacate y de sésamo. Hidrata y suaviza la piel conservando su claridad y flexibilidad.

–      Aceite de aguacate, un emoliente abundante en ácidos grasos y conocido por ser el aceite de frutas más hidratante. Es una fuente natural de aminoácidos, vitaminas A, D, E y potasio. Ayuda a restaurar la hidratación natural de la piel.

Os dejo la foto de los ingredientes, como siempre:

La textura es tipo gel, pero bastante densa, con un tono semi – transparente y un aroma bastante neutro, huele a jabón de toda la vida:

El packaging es muy práctico, un tubo invertido que termina en un pequeño dispensador con el que podemos controlar sin problemas la salida del producto, gracias a también a la textura densa de éste:

Quizá el único punto en contra que le encuentro al packaging es que no podemos ir viendo cuánto nos queda de producto, aunque por el peso más o menos podemos deducirlo.

El frasco trae una cantidad de 150 mL y tiene un precio de 17,50 €. Podéis encontrarlos en lasboutiques de Kiehl’s y en los corners de Kiehl’s de El Corte Inglés, así como en su página web.

Al principio de utilizarla recuerdo que era mi limpiadora nocturna. Sin embargo, a los pocos días decidí cambiarla a mi limpiadora de mañanas, y ahora os explico el por qué. Deja la piel muy limpia, sin nada de sensación de tirantez, pero limpia, no sé si me explico bien. Digamos que después de aplicarla, noto la piel “cómoda” y que no me pide a gritos la hidratante. Este aspecto me encanta. Por eso, aunque limpia muy efectivamente, es muy respetuosa con la piel. Sin embargo, por la noche yo suelo utilizar limpiadoras algo más “potentes”, que tampoco me dejen la piel incómoda pero sí que note algo más de frescor. Especial que es una, lo sé. Más que nada porque me gusta retirar bien los restos de maquillaje y del aceite que utilizo para desmaquillarme.

Por las mañanas es la limpiadora perfecta. Puede definirse como una limpiadora básica que dudo mucho que no le guste a alguien, pues cumple su función a las mil maravillas. Al levantarnos, como lo único que ha ocurrido en nuestra piel han sido las horas de sueño y reparación nocturnas, no hay grandes restos de suciedad que quitar, ¿para qué usar una limpiadora más “agresiva”? Con ésta estoy contentísima.

Otro punto a favor es que hace bastante espuma y que con muy poquita cantidad masajeamos perfectamente todo el rostro. A mí un bote de estos me pude durar casi un año, usándolo sólo por las mañanas, claro. Si la usáis mañana y noche, obviamente os durará menos (:

¿Cuál es vuestra limpiadora básica? ¿Os animaríais con Ultra Facial Cleanser de Kiehl’s?

¡Besos miles y nos leemos en la próxima entrada!

 

Auxi

Al País de Nunca Jamás (XIV)

¡Buenos días!
Va tocando otra entrada de productos con los que no voy a repetir nunca más (que no todo pueden ser opiniones positivas cuando probamos y probamos tanto producto cosmético, ¿no?). La verdad es que en los últimos dos años llevo una racha de “chascos” considerable, espero que para el año presente (y los que vengan) pueda cambiar a bien este aspecto y las decepciones no sean tantas (:
 
 
La selección que os traigo hoy cuenta con productos marca SephoraAvalon OrganicsZiaja Kiehl’s.
 
¿Me acompañáis un ratito?

Empiezo con el Agua Micelar Triple Acción de Sephora. Debo confesar, a priori, que he gastado dos botes completos de este producto y que, finalmente, he decidido no volver a comprarlo más. ¿Por qué? Bueno, aunque es bastante suave con la piel, en el sentido de que no la irrita ni me provoca las temidas rojeces, me deja una ligera sensación pegajosa nada agradable. No es que sea un grave problema, puesto que yo no utilizo el Agua Micelar como producto único de limpieza, sino previamente a lavar el rostro con mi limpiadora. Por tanto, esta sensación pegajosa desaparece nada más me lavo la cara. Pero bueno, es un punto en su contra y un aspecto que inclina la balanza hacia el “no repito”.

 
 
 
Otro defecto que le saco es que “huele” demasiado. Ya sabéis lo maniática que soy con los aromas, y esta agua micelar tiene un aroma, para mi gusto, demasiado fuerte.
 
Aparte de estos dos detalles, el tercero, y definitivo, es que no desmaquilla perfectamente cuando la he utilizado para este fin. Tengo que utilizar mucho producto y pasar muchos algodones por el rostro para conseguir que éstos empiecen a salir limpios (o no tan sucios).
El formato grande que veis en la foto, creo recordar que me costó unos 14 – 15 € sin descuento, aunque yo siempre los he adquirido en promociones del 20 % (las antiguas que había antes en las que no te exigían un mínimo de compra).
El siguiente producto con el que no repito es el champú de Biotina de Avalon Organics. Le debía un versus a Diana, de Entre Brochas y Paletas de este champú junto con el de Nature’s Gate, pero finalmente, al no terminar por engancharme ninguno de los dos, no le vi el sentido a enfrentarlos cara a cara porque los dos salían perdiendo.
 
 
No sé si es efectivo o no porque os explico: no he podido utilizarlo durante mucho tiempo seguido ya que me resecaba demasiado el cabello. No contiene sulfatos fuertes, pero sí que lleva sulfatos, y quizás por eso notaba que no me controlaba debidamente mi pelo rebelde. Así que lo he ido gastando alternándolo con otros y, la verdad, no me apetece nada repetir con él, menos aún después de caer perdidamente enamorada del Bálsamo Lavante  de Eva Cosmetics. Del cual, os prometo que en cuanto pueda os haré una review individual (:
Los siguientes productos son dos mascarillas capilares de Ziaja: la de oliva y la de cacao. Debo decir que no es que me haya ido mal con ninguna de las dos, pero personalmente ambas se me quedan cortas para lo deshidratado y seco que tengo yo el cabello especialmente de medios a puntas.
 
 
La mascarilla de oliva huele claramente a chucherías. Tiene un olor que me fascina, aunque luego no perduraba mucho en el pelo, apenas unas horas tras el lavado, una lástima porque, como os digo, el aroma es riquísimo. En cuanto a hidratación y suavidad, pues pasa como con el olor. No es que deje el pelo “estropajoso” y deshidratado, insisto en deciros que quizá es que mi pelo es demasiado exigenteen cuanto a estas necesidades. Deja cierta suavidad y facilita el desenredado, pero esta sensación ya la perdía al día siguiente de lavármelo.
 
 
Con la mascarilla de cacao me ha pasado exactamente lo mismo. Su aroma también es muy rico: a chocolate pero con un punto ligeramente a caramelo. 
 
 
 
De los efectos, poco os puedo añadir porque han sido similares a los de la mascarilla de oliva. Las he utilizado ambas más como acondicionador que como mascarilla, para ser sincera.
 
 
Podéis encontrarlas ambas en webs como Maquillalia a un precio de 2,90 €.
Para finalizar estos dos productos de Kiehl’s de los que os hablé no hace mucho en el blog. El sérumHydro – Plumping Re – texturizing Serum Concentrate tuve que dejar de utilizarlo para el rostro porque, cada vez  que era regular en su uso, me salían unos granitos blancos muy pequeños, con su pus y con su todo… Está pensado para aportar muchísima hidratación al rostro, y me consta que hay muchísimas reviews y experiencias positivas del mismo, pero tal como os comenté en su entrada… no es para mí.
 
 
Algo parecido me ha pasado con Micro – Blur Skin Perfector, un perfeccionador de la piel pensado para reducir los poros, igualar el tono y dejar la piel sublimada tanto a corto como a largo plazo. Como os comenté en su correspondiente entrada, quizás debido a las siliconas que contiene, no he podido utilizarlo como tratamiento debido a que también me salían estos incómodos granitos. Sin embargo, con un uso puntual como prebase de maquillaje, no he tenido este problema. Deja la piel muy bonita, aterciopelada y visiblemente más “perfecta”. Pero debido a no poder utilizarlo con más asiduidad y dado que hay otros productos que me funcionan mejor como prebase, mejor no repito.
 
 
 
¿Habéis probado alguno de estos productos? ¿Os pasa lo mismo que a mí en la piel de la cara con los productos con demasiadas siliconas?
Besos miles y nos leemos en la próxima entrada,

 

Auxi

Review: Base Diorskin Nude

¡Buenos días!
Tocaba volver de nuevo. A veces me alejo, me aparto de esto, pero lo que es volver, vuelvo siempre. L@s que me conocéis, sabéis los años que llevo intentando alcanzar el nivel de una auténtica beauty blogger, sabéis que este mundo me apasiona y que, cuando me marcho (ya sea para ocuparme de otros asuntos que requieren toda mi atención o, por qué no, para recargar pilas) me llevo el blog, las redes sociales, y todo lo que implica conmigo.
Hoy es un día especial y lo he escogido precisamente como día de fin de este paréntesis porque hoy justamente se cumplen cinco años que creé este espacio y comencé la aventura con vosotr@s. He aprendido mucho, he evolucionado mucho, pero aún me queda un gran camino por recorrer y mucho más aún que seguir aprendiendo. No sé cómo agradeceros que siempre estéis ahí, sin vosotr@s, como siempre digo, nada de esto tendría sentido.
Y, ahora sí, vamos con la entrada que he escogido para hoy.

 

 
Si hay un producto de maquillaje que me produce fascinación, es, sin duda, las bases de maquillaje. Puede que sean mi producto de maquillaje favorito a excepción, quizás, de los coloretes, por los que tengo una secreta pasión oculta. Sin embargo, una base de maquillaje la utilizo (al menos yo) prácticamente a diario, mientras que de colorete suelo variar, y bastante.
 
Me llevé muchos años buscando mi base de maquillaje ideal y di con ella, sí señoras. Si me conocéis bien, ya sabéis que es la Face and Body de Make Up Forever, a la que adoro, así, sin más. No obstante, mi corazoncillo inquieto muere por probar más y más cosas, por lo que cuando leí las características de la base Diorskin Nude, supe que tenía que probarla y bien probada.
 
Así pues… ¡os cuento todo lo que sé sobre ella!
Lo primero que tengo que deciros es que se equivocaron al darme mi tono. Una auténtica faena, como bien sabréis. Mi tono debía ser, sin dudas, el 010, pero el que se vino a casa fue el 020. Sin embargo, me probaron ambos en el stand y, las cosas como son, me notaba mucho mejor en mi piel el 020. La dependienta me dijo que el 010 me haría “demasiado pálida” (craso error… ¡si es que yo SOY pálida!), y como el 020 me lo vi perfecto, me lo llevé.
 
 
 
Una vez en casa, cuando lo estrené, me di cuenta del error demasiado tarde, cuando ya me había maquillado al completo. Se notaba claramente un ligero corte entre la cara y el cuello (cara con un aspecto más “saludable”, por decirlo así, y el cuello de Blancanieves). Ya era tarde para volver al stand y decir cuatro cosas bien dichas, así que mi ansiada base tuvo que esperar en el cajón a que llegase el verano y pillase un poco de colorcito.
 
Sin embargo, como utilizar una base de alta gama como es Diorskin Nude, SÓLO en verano me parecía un tremendo sacrilegio, por lo que estuve dándole vueltas y al final me hice con la Face and Body deM·A·C en el tono White para mezclarla con la Diorskin Nude. Cierto es que le resta cobertura, pero bueno… menos da una piedra, ¿no?
 
Por tanto, mi review va a versar sobre la base sin mezclar, pero teniendo en cuenta que no es exactamente mi tono.
 
 
 
Dicho esto, Diorskin Nude es una base de maquillaje muy ligera y fluida que proporciona un efecto de piel desnuda y aporta una luminosidad natural. Con esto quiero decir que si lo que os gustan son las bases mates… ésta no es vuestra base.
 
Ahora bien, si os gustan las bases con acabado natural y luminoso… seguid leyendo porque os interesa.Diorskin Nude deja una piel preciosa, unificada y muy, muy natural. Se nota que es un producto de gama alta ya sólo en el packaging, pero realmente la calidad de la base es de matrícula de honor. Se funde con la piel a la perfecciónse asienta en cuestión de segundos y pareciera que no llevásemos nada. Su cobertura es media/baja. Podría modularse añadiendo una segunda capa para conseguir una cobertura media o incluso media/alta, pero a mí, personalmente, me gusta más cómo queda en la piel con una sola capa. No oculta grandes imperfecciones, pero en general yo diría que no es necesario tirar de corrector.
 
El tema brillos es algo controvertido y, quizás, sería el “pero” que yo le sacaría a esta base. En la ficha oficial del producto nos aseguran que es una base libre de brillos. Mi experiencia me dice que lo de que salgan brillos o no es más bien según y cómo. Depende mucho de nuestro tipo de piel y de las condiciones ambientales a las que estemos expuestas. Por mi tipo de piel (mixta con zonas secas), los brillos con esta base no aparecen en toda una jornada laboral en condiciones de temperatura “buenas”, es decir, bajas. Con esto quiero decir que a mí, según el clima en el que vivo (Comunidad Valenciana), es una base que me funciona perfectamente en otoño/invierno y parte de la primavera, pero que no me gusta mucho de cara al verano. En verano, entre las altas temperaturas y la humedad, los brillos hacen su aparición al cabo de 2 – 3 horas, incluso si sellamos la base con polvo. Así que… adiós a mi idea inicial de utilizar la base especialmente en verano, cuando pillase un tono más con los rayos solares.
 
Por las características de la base, no la recomendaría para pieles muy grasas porque, como os decía más arriba, no matifica. No obstante, es oil – free y no comedogénica, por lo que no va a aportar grasa a la piel ni nos va a obstruir los poros.
 
El packaging es sobrio y elegante: un frasco de cristal grueso con tapón metálico plateado (en el que se quedan los dedos marcados cuando lo manipulamos). El sistema es de ‘pump’ y podemos ver perfectamente la cantidad que llevamos gastada.
 
 
 
Mis brochas favoritas para aplicarla son, sin duda, la Stippling Brush de Real Techniques y la mofeta 187 de M·A·C. Ambas dejan un acabado perfecto y pulido, potenciando ese efecto natural y de piel desnuda de la base. He probado a aplicarla con la F80 o la F82 de Sigma, pero no noto un acabado tan natural. Y con la Beauty Blender lo que ocurre es que noto que absorbe demasiada base, con lo cual acabo desperdiciando producto y, por otro lado, luego para limpiar la esponja me puedo tirar media mañana en el lavabo.
 
La textura es algo densa, pero al extenderla se siente ligera en la piel. Me recuerda en esto a la Face and Body de MUFE, pero quizá con algo más de  cuerpo y densidad. Aquí os enseño la textura:
 
 
 
También podéis apreciar el tono y daros cuenta de que, efectivamente, no es para mí (aunque sí es cierto que la piel de mi mano es algo más clara que la de mi rostro).
 
Como características adicionales deciros que contiene SPF10 y la cantidad que trae es de 30 mLSu precio ronda los 45 €, pero podemos encontrarla mucho más barata en algunas perfumerías on – line. En mi caso, su precio rondó los 32 €.
 
 
 
Y, aunque es un poco engorroso, yo la estoy aprovechando, como os dije al principio del post, mezclándola con la Face and Body de M·A·C en el tono White. Gracias a esta base consigo mi tono exacto, pero el precio que tengo que pagar por ello es que la cobertura baja notablemente.
 
¿Conocíais esta base? ¿La habéis probado? ¿Os fascinan las bases de maquillaje tanto como a mí?
Muchas gracias por seguir siempre al otro lado y por todo vuestro cariño,

 

Auxi

Los Universales del verano 2015: maquillaje

¡Buenos días!
En la entrada de hoy voy a continuar con mi selección de los productos que más me han gustado y/o he utilizado durante el pasado verano. Hoy me centro en maquillaje, aunque como veréis se ha colado un intruso que considero más bien cosmético, más que nada porque lo “traspapelé” haciendo las fotos y olvidé incluirlo en la foto correspondiente.
 
 
¿Un café con leche y empezamos? 😀

 
Comenzando con productos para el rostro, debo destacar sin lugar a dudas la base Nude Sensation de Bourjois, pues ha sido todo un descubrimiento. Quizá sea una de las bases que más me ha sorprendido de las últimas que he probado, tanto por textura como por acabado. Deja la piel muy pulida, totalmente natural. Es como si no llevásemos absolutamente nada. La piel se ve preciosa, unificada y uniforme, pero, eso sí, no llega a tapar las imperfecciones, para esto tendríamos que echar mano de corrector. 
 
 
 
Quizá, el único inconveniente que le veo, aparte de que el packaging se “guarrea” un poco, es que hay que trabajarla muy bien en la piel para que no queden “pegotes”. Yo la aplico con los dedos extendiéndola a conciencia y una vez se asienta paso una brocha suavemente a círculos para terminar de pulir lo que pudiera quedar, normalmente uso la Face Brush de Real Techniques o la F82 de Sigma.
 
Tenéis una review completa de esta base de maquillaje en esta entrada. Cuesta sobre los 13 € según dónde la compréis, y la podéis encontrar en muchísimas perfumerías y en los stands de la marca de El Corte Inglés.
El siguiente favorito es el “intruso”. Lo mezclé sin querer con los productos de maquillaje y me di cuenta cuando ya tenía hechas todas las fotos de los favoritos de cosmética, así que, si me perdonáis, os lo entremeto por aquí. Se trata de mi descubrimiento en protección solar facial del 2015: Photoderm Max SPF50+ Aquafluide Teinté de Bioderma, del cual tenéis aquí una review en detalle. Lo tengo ya en las últimas y dudo mucho que llegue a fin de este mes, pues aún sigo utilizándolo tanto solo cuando no me maquillo como bajo la base de maquillaje (ya sabéis que yo uso protección solar muy alta en el rostro durante todo el año, no solamente en verano).
 
 
 
Me encanta porque se absorbe muy bien, no deja la piel con brillos, ni deja sensación pegajosa. Digamos que no se siente en la piel transcurridos unos minutos tras su aplicación.
 
Podéis encontrarlo en farmacias y parafarmacias y su precio ronda los 16 – 18 €.
Otro indiscutible favorito en productos para el rostro han sido los míticos y aclamados “Les Beiges” deChanel. Los tenía como oro en paño, me gustan tanto que me daba pena que se me gastaran, un error en el que todas más o menos solemos caer con determinados productos, ¿no? (¡confesad!). Sin embargo, este verano me propuse darles más tute por miedo a que se estropeasen, son tan fantásticos que esto último me parecía un sacrilegio y un atentado contra la maison Chanel
 
 
 
¿Pero qué son Les Beiges? Pues bien, son unos polvos compactos que realzan la belleza de la piel. No son unos polvos compactos normales, puesto que no sirven simplemente para “sellar la base”. Tampoco son una base de maquillaje compacta por sí mismos. Son todas estas cosas juntas y algo más. Me resulta difícil explicarlo, pero para que me entendáis, son como un perfeccionador de la piel. Podemos utilizarlos solos, aplicados por todo el rostro, para darnos un efecto buena cara instantáneo. También podemos utilizarlos para sellar la base de maquillaje, pero no con el propósito de matificar, puesto que el acabado que dejan es más bien semi – mate tirando a satinado. Y si ya escogéis un tono superior al de vuestra piel, podrían utilizarse como un bronzer.
 
 
 
Mi tono es el 010 y yo los utilizo tanto solos, aplicados encima del Aquafluide teinté de Bioderma,como para sellar bases de maquillaje y bb creams (este verano, en especial la Nude Sensation de Bourjois y la bb cream de Kiehl’s). En los días de tantísimo calor que hemos tenido me han venido perfectos para utilizarlos conjuntamente con la protección solar. Imagino que os pasa a muchas de vosotras, pero con las temperaturas tan altas que hemos tenido, me daba una pereza tremenda maquillarme y notarme la cara cargada de cosas. Para este fin han sido perfectísimos.
 
A destacar su packaging, sencillo, elegante y sublime. De matrícula de honor.
 
Como iluminador, me quedo sin duda con ‘Hot Sand’ de NARS. Puedo decir que es uno de los iluminadores más bonitos que tengo. No es tan evidente como su hermano de línea ‘Copacabana’, con el cual tenemos que ir con mano más bien cuidadosa para no terminar pareciendo una bombilla de la Feria de Abril sevillana. ‘Hot Sand’ deja un halo cálido y ligeramente amelocotonado en la piel. Me encanta, y aunque quizás en pieles más oscuras que la mía no sea tan evidente, pienso que es muy versátil para la gran mayoría de pieles.
 
 
 
Su precio en la web oficial es de 29 € y lo podéis encontrar en esta misma web oficial y en los stands deNARSAquí os dejo el enlace a su review.
 
Para finalizar con los productos de rostro, tengo que destacar los tres coloretes que más he usado este verano. Los he alternado con otros, pero sin duda me quedo con éstos, pues son a los que más he recurrido:
 
 
 
‘Torrid’ de NARS es un colorete coral pero con ligeros matices rojizos y con destellos dorados. Es el colorete perfecto para verano, aunque como bien sabéis, yo los utilizo indistintamente todo el año. Sí que es  cierto que en verano este tono pide a gritos que lo saque del cajón. Alegra la cara de un plumazo (o brochazo, vaya), y gracias a los destellos dorados (que no se perciben una vez aplicado el colorete en la piel) deja las mejillas con un toque satinado muy saludable.
 
 
 
‘Tipsy’ de Tarte Cosmetics es una joyita que me traje de mi mítico viaje a Nueva York. También es uncolorete coral, pero es bastante más rosado que ‘Torrid’. Es muy intenso, pese a que admito que la pigmentación me decepcionó bastante en su momento. Había leído muchísimas reviews, especialmente en blogs americanos, donde ponían la pigmentación de estos coloretes por las nubes, y me quedé un poco chafada cuando descubrí que no era tan pigmentadísimo como me lo habían “pintado”. No obstante, para mí no supone problema pues tengo la piel clara y con poco producto ya se me nota bastante en la piel.
 
 
 
Por último, un dúo de colorete y bronzer también mítico y famosísimo: Diorskin Nude Tan Paradise Duo en el tono ‘Coral glow’. Me chiflan ambas partes, tanto la del bronzer como la del colorete. Tienen una textura finísima, aterciopelada y sedosa. Duran muchísimo en la piel y el acabado es semi – mate. El bronzer me chifla porque es muy neutro, no tira para nada al naranja. Y en cuanto al colorete… ¿habéis visto qué coral más precioso?
Debo destacar dos máscaras de pestañas este verano. La primera me la habéis visto muchísimo por Instagram: la famosa Grandiôse de Lancôme. Me chifla cómo deja las pestañas: más largas, con mucho volumen, y con un rizo que se mantiene durante muchísimas horas… ¡sin utilizar el rizador! Considero que Lancôme se ha marcado una matrícula de honor con este producto, y no me extiendo más porque pretendo hacerle una review a ella solita.
 
 
 
La otra máscara que me ha conquistado es una pequeña muestra que tenía por ahí guardada de ‘Le Volume’ de Chanel. Me surgió un viaje algo imprevisto en agosto y me la topé buscando muestras de crema hidratante y sérum facial para llevarlos conmigo, así que también la incluí en mi neceser. Y la verdad, desde que la estrené no he podido dejar de utilizarla. Deja unas pestañas increíbles, las engrosa pero también las riza y las alarga. Me encanta. Una firme candidata a venirse a casa en formato normal.
 
 
 
Como ya os comenté en la anterior entrada, no me he maquillado mucho los ojos este verano debido a la reacción que he sufrido en el contorno y en los párpados. Pero en las pocas ocasiones en las que los he maquillado he recurrido muchísimo a estos productos:
 
‘Tailor Grey’, un Paint Pot de MAC que necesitáis sí o sí en vuestro neceser si sois amantes de los neutros y, en especial, de los tonos topo. Éste es un topo puroprácticamente mate y súper duradero.
 
 
 
Lo he utilizado tanto sólo como para aplicar una sombra encima. Marcando la cuenca con una sombra de transición y delineando (o no) tenemos un look súper rápido y socorrido para el día a día.
 
 
 
La sombra que más he utilizado para sellarlo ha sido ‘Lhasa’ de NARS, otra sombra topo preciosa y necesaria para vivir. Ésta no es mate, sino satinada, y tira ligeramente hacia el malva. En combinación con ‘Tailor Grey’ el resultado es precioso.
 
 
 
Por último, la paleta estrella del verano, pese a ser en tonos neutros, sin duda ha sido la ‘Cocoa Mirage’ de Tom Ford, otra joya para las amantes de los tonos neutros. Y es que sus tonos son perfectos para el día a día:
 
 
 
Aún así, con ella también podemos hacer un potente ahumado en tonos marrones, ¡que no sólo de looks naturales vivimos las mujeres! Para este último fin la he utilizado menos, como os decía, este verano no lo olvidaré en la vida con lo mal que lo he pasado con mi contorno maltrecho 🙁
 
 
 
Y para finalizar mi entrada de favoritos, los dos labiales a los que más he recurrido: ‘Modesty’ de MACy ‘Manhunt’ de NARS.
 
 
 
‘Modesty’ pertenece a la gama cremesheen y es un nude perfecto para el día a día. Tiene un tono labio puro y duro, que puede tornarse ligeramente más rosado según nuestra pigmentación natural. Como buena amante de los labiales nude, es un básico que recomiendo a diestro y siniestro.
 
 
 
‘Manhunt’ es, por así decirlo, un labial rojo perfectamente apto para el día a día. Es de acabado sheer y por tanto algo traslúcido, lo que lo hace súper ponible. Su duración no es muy elevada, pero deja los labios con un tono aframbuesado precioso, nada que no se arregle retocándolo cuando toque, ¿verdad? (;
 
Os dejo unos swatches de los labiales:
 
 
 
Y hasta aquí mis favoritos de este verano que ya hemos dejado atrás. Espero que os haya gustado o, al menos, entretenido.
 
Probablemente las dos próximas semanas no haya actualizaciones en el blog, me las tomo como unas pequeñas “vacaciones otoñales”. No obstante, os iré informando por mis redes sociales.
 
Muchas gracias por estar siempre al otro lado y por todo vuestro cariño,

 

Auxi

Base Nude Sensation de Bourjois

¡Buenos días!

Ha llegado el momento de que os hable de una base que he estado utilizando bastante, aunque no exclusivamente, durante todo el verano. Os la enseñé en un haul que publiqué a primeros de julio: la base Nude Sensation de Bourjois.
Tenía muchísimas ganas de tener una base de estas características, en formato mousse. Bourjois lanzó esta base en el mes de marzo y me llamó poderosamente la atención, pero finalmente me hice con ella a primeros de junio aprovechando una promoción en la que estaba al 50%.
 
 
 
Si queréis que os cuente un poco más, ¡seguid adelante!

La base Nude Sensation promete un efecto “Blur”, es decir, un efecto de piel desnuda, como si no llevásemos absolutamente nada en la piel. Suaviza las arrugas, las líneas de expresión y los poros, y afina la apariencia de la piel en un solo gesto.

 
Su textura es de lo más curioso que he probado nunca: mousse. A mí me resulta algo más suave y esponjosa que la textura mousse al 100%.
 
 
Escogí el tono más claro, el 41 Nude Clair, y por fin puedo decir que puedo usar una base de Bourjois tal cual, sin tener que rebajarla con una base blanca. Este tono me queda clavado, igualito a mi tono de piel (pese a lo que pueda parecer en el dorso de mi mano):
 
 
¿Cuál es la mejor forma de trabajarla? Lo pregunté por Instagram y Diana, de Entre brochas y paletas, me dijo que con los dedos se extendía mucho mejor que con cualquier tipo de brocha, y no le faltaba razón. Es muchísimo más fácil de aplicar con nuestras manitas. No obstante, a mí me gusta pulir el resultado, y una vez ya la tengo bien extendida, paso suavemente una brocha, mis favoritas para este fin son la de colorete de Deliplús o la F82 de Sigma.
 
Tiene una cobertura media – baja. Con esto quiero decir que no camufla grandes imperfeccionesDeja la piel muy natural, con el tono unificado y una sensación de piel perfeccionada, como si no llevásemos nada. Pero para grandes rojeces, o problemas serios de granitos, tendríais que echar mano de corrector o, directamente, utilizar otra base con una mayor cobertura. Deja un acabado semi – mate precioso, un efecto súper natural que me encanta para diario. El contrapunto a esto es que hay que trabajarla bastante con los dedos y, como os decía, luego yo suelo pulir con la brocha, por lo que si tengo prisa, no es la base que suelo escoger.
 
Tiene una duración bastante buena. A mí me ha llegado a durar unas 8 horas en perfecto estado pero, eso sí, bajo condiciones ambientales favorables como son las temperaturas “normales” o en aire acondicionado. En condiciones de temperaturas altas y mucha humedad, que es lo que solemos tener por tierras valencianas, su duración, incluso sellada con polvos, ha sido de unas 4 – 5 horas, pero eso me ha ocurrido con la gran mayoría de mis bases.
 
Os dejo el listado de ingredientes que también podéis encontrar en la página oficial de Bourjois:
 
DIMETHICONE,CYCLOPENTASILOXANE,AQUA (WATER),HYDROGENATED VEGETABLE OIL,DIMETHICONE CROSSPOLYMER,BUTYLENE GLYCOL,VINYL DIMETHICONE/METHICONE SILSESQUIOXANE CROSSPOLYMER,ALCOHOL DENAT.,CYCLOHEXASILOXANE,BIS-PEG/PPG-14/14 DIMETHICONE,SODIUM CHLORIDE,CAPRYLYL GLYCOL,PARFUM (FRAGRANCE),TRIETHOXYCAPRYLYLSILANE,PROPYLENE GLYCOL DICAPRYLATE/DICAPRATE,CITRUS AURANTIUM AMARA (BITTER ORANGE) FLOWER EXTRACT,MALTODEXTRIN,ALPHA-ISOMETHYL IONONE,THEOBROMA CACAO (COCOA) EXTRACT,CASSIA ANGUSTIFOLIA SEED POLYSACCHARIDE,PHENOXYETHANOL,SILICA,HYDROXYETHYLCELLULOSE,PENTAERYTHRITYL TETRA-DI-T-BUTYL HYDROXYHYDROCINNAMATE.[+/- (MAY CONTAIN): MICA,CI 77007 (ULTRAMARINES),CI 77491, CI 77492, CI 77499 (IRON OXIDES), CI 77891 (TITANIUM DIOXIDE)].
 
Como veis contiene siliconas, aunque debo decir que no he notado más granitos de lo habitual. También es cierto que no la he utilizado todos los días porque, como os decía, me gusta trabajarla bien y la he dejado para los días que tenía menos prisas.
 
Una pequeña “pega” que le puedo sacar es que con el paso de las horas tiende a acumularse en los pliegues de la nariz o en la parte superior de las cejas. De ahí mi medio obsesión con pulirla con una brocha tras extenderla con los dedos.
 
El envase no es lo más higiénico del mundo, todo sea dicho, pero entiendo que es el envase perfecto para una base con una textura de estas características. Y, pese a que no es higiénico, sí que debo reconocer que es práctico para aplicarla:
 
 
 
Tenemos tres tonos más además del mío, que serían el 42 Nude Rosé, el 43 Nude Doré y el 44 Nude Ensoleillé.
 
No la recomendaría para pieles muy grasas, dado su textura un tanto espesa y debido a que no deja un acabado de piel matificada. Podría sacar brillos en esos casos. Tampoco creo que esté recomendada para pieles muy, muy secas, ya que podría resaltar las zonas más secas dada su tendencia a acumularse en los pliegues de la piel.
 
Aunque yo la conseguí por unos seis euros con algo, su precio normal es de 13,90 €.
 
Para finalizar, os remito a otra entrada de esta misma base que hizo Diana de Entre brochas y paletas en la que, además, tenéis un vídeo explicativo súper práctico.
 
¿Habéis probado esta base? ¿Qué os parece el formato mousse?
Muchas gracias por seguir al otro lado y por vuestro cariño,

 

Auxi