Light Blue, el perfume del optimismo y la alegría

 

Buenas!!!
Parece ser que este será mi primer archivo del mes de febrero. De los muchos que tengo en mente escribir!!! Pero bueno, no nos precipitemos, hoy voy a hablaros de un perfume del que tenía pensado escribir más adelante (mucho más adelante), pero como no siempre salen las cosas según las habíamos planeado, allá voy.
Se trata de “Light Blue” de Dolce & Gabbana. Ya os comenté alguna vez que es uno de los que más me gustan, y esto es algo raro en mí, pues tengo predilección por los perfumes que se “desmarcan” del resto. Éste es uno de esos perfumes que usa muchísima gente, y eso a mí no me mola nada. Sin embargo, en cuanto lo probé no pude resistirme, pues realmente sus notas hacen que te sientas bien, no sé cómo explicarlo ni definirlo. Es una sensación de paz y bienestar que pocos aromas consiguen, realmente logra que me sienta a gusto conmigo misma. Así que lo he usado bastante en los últimos años, aunque, obviamente, no en ocasiones “especiales”, por así decirlo, sino más bien en mi día a día para ir a clase, trabajar, o a veces incluso para quedarme en casa si me encontraba un poco baja de moral (soy algo reacia a malgastar un perfume para estar por casa, pero hay ocasiones en las que me puede la necesidad de sentirme bien).
Aunque es un perfume que se lanzó al mercado en el año 2001, yo lo descubrí en el 2004. Fue una especie de “flechazo” perfu-místico (como yo suelo llamar a mis enamoramientos por los perfumes, jajajaja). Casualmente era un día en el que me encontraba bastante alicaída y abrumada por problemas de toda índole y había decidido salir a darme un paseo, mirar ropa y así despejar mi mente, yo solita. Como suelo hacer cuando quiero animarme, me fui también de ruta perfu-mística, pues casi siempre encuentro algún perfume que me sorprende. Y esa vez lo encontré a él. El frasco es rectangular y alargado, todo transparente pero esmerilado, con las letras  DOLCE & GABBANA justo debajo del tapón y “Light Blue” en cursiva, todo en plateado. En la base del frasco, también en plateado, luce EAU DE TOILETTE. En fin, que es más bien sencillito, nada que ver con su chispeante aroma.
Las notas son las siguientes:

Notas de cabeza: Manzana Granny Smith, Cedro de Sicilia, Jacintos silvestres

Notas de corazón: Jazmín, Rosa Blanca, Bambú

Notas de fondo: Madera de cedro, ámbar, almizcles

La familia olfativa a la que pertenece es floral – frutal. La primera impresión que tuve cuando la probé es que era fresca pero con personalidad a la vez. El aroma a fruta tan suave me encandiló de inmediato. Al poco rato de aplicarla comencé a sentir las notas de jazmín y de rosa, pero no son tan evidentes, quizá porque quedan enfrascadas por las notas de manzana, cedro y jacinto. Una delicia.
Yo diría que es una fragancia para usar más bien de cara al buen tiempo, en primavera y en verano. Cuando la descubrí era casi mayo, y me la auto-regalé por mi cumpleaños que fue a los diez o catorce días de haberla probado. No me arrepentí, me compré el frasco de 50 ml “por si acaso”, pero me lo ventilé antes de que terminara el verano, jajajajajajaja. Desde entonces siempre he intentado adquirir el de 100 ml. No me canso de su aroma. Aunque siempre tengo más perfumes al uso, éste es uno que me resulta casi obligado tener. Como dije ya en otra ocasión, no es el “amor fatal” que siento por Hypnotic Poison (éste para mí es obligatorio tenerlo, sin él me muero), se trata de otra clase de relación perfu-mística más serena, aunque necesaria y dependiente. En realidad, si me pongo a pensarlo, son varios los perfumes sin los que no puedo vivir, pero ya os hablaré otro día de todos ellos. Prometido.
“Light Blue” me ayudó bastante aquel verano. Me elevó la autoestima e hizo que me sintiera a gusto y creyera en mí misma, y eso era lo que necesitaba para hacer frente al aluvión de problemas que se me vinieron encima aquellos meses. Puede que a muchas personas les resulte raro o imposible que un perfume nos ayude a pasar una época difícil de nuestras vidas, pero conmigo sí que funciona. “Light Blue” no ha sido el único, pero puede que fuese el primero y por eso le tengo un cariño especial y un lugar reservado siempre entre mis perfumes favoritos. Él sabe que no es el que uso cuando me gusta “destacar” por así decirlo (en esos casos tengo perfumes mucho menos comerciales, sobre todo los perfumes nicho a los que me aficioné hace más o menos un año), pero “me viste” en el día a día, y ésa es una relación mucho más íntima.
Bueno, y ahora viene la explicación de por qué os he hablado hoy de “Light Blue” y no más adelante, como tenía previsto. Allá va: como os comenté, tenía “Light Blue” agotado desde septiembre y, como llegaba el frío, no lo repuse, pues me apetecía tirar más de mis perfumes cálidos: “Hypnotic Poison”, “Kenzo Amour”, “Flower by Kenzo”, “Hugo Boss Deep Red”, etc, etc, etc… Pero ya estaba ahorrando para comprármelo en primavera, pues un verano sin usar “Light Blue”, para mí, ya no es verano. Y el pasado lunes fue el cumpleaños de mi novio y me invitó a comer a un restaurante muy mono que había descubierto en sus rutas comerciales, jejejeje, y luego nos fuimos a perder un poco el tiempo a un centro comercial, más que nada porque aunque yo ya le había hecho un regalo, quería ver si encontraba algo en las segundas rebajas que le gustase y comprárselo. Paseando por el centro comercial pasamos por Douglas, una perfumería realmente increíble que descubrí cuando vine a vivir a Valencia, y tenía varios carteles que rezaban: “Rebajas hasta el 70%”. Así que ambos entramos porque, nunca se sabe, podíamos encontrar algún chollo. Y así fue. No fui yo quien lo descubrió, fue mi novio, que tiene un arte que no se puede aguantar. Yo estaba cotilleando por las estanterías de perfumes femeninos y desde la otra punta de la tienda me hizo una seña para que fuera hasta donde estaba él. Y cuando llegué a su lado… no me lo podía creer. Tenía entre sus manos un estuche de “Light Blue” con la Eau de Toilette de 100 ml, un gel de ducha y una loción corporal, ambos de 100 ml también. Por el precio de 39,95 €!!! Yo creo que si no se me salieron los ojos de las cuencas fue de pura chiripa. El estuche costaba inicialmente 83,40 €. Vamos, que me daba un infarto. Pero ahí no queda eso. Él cogió y ni corto ni perezoso me suelta: “Ala, en el día de mi cumpleaños te regalo yo esto a ti. Tu regalo de cumpleaños adelantado unos meses”. Casi me lo como a besos allí mismo.


Así que ya tengo mi “Light Blue” preparada para cuando empiece el buen tiempo, jejejeje, lo único “malo” del asunto es que ya me han hecho mi regalo de cumpleaños, pero… ¡qué regalazo! Además, nunca lo había tenido en estuche, que en sí también es precioso y luego puedo usar la caja para guardar mis cositas de maquillaje o mis múltiples complementos para el pelo, etc… Está forrada como de terciopelo celeste, es preciosa. No sé si en la foto se apreciará bien.
Me despido hasta la próxima, que espero que sea pronto. En realidad iba a escribir esto ayer, pero tuve la mala suerte de ponerme enferma el lunes de madrugada, con fiebre muy alta y dolor por todo lo que se llama cuerpo. He pillado una gripe de aúpa. Espero mejorarme pronto.
Muchos besetes bloggeros!!!