Al País de Nunca Jamás (XIV)

¡Buenos días!
Va tocando otra entrada de productos con los que no voy a repetir nunca más (que no todo pueden ser opiniones positivas cuando probamos y probamos tanto producto cosmético, ¿no?). La verdad es que en los últimos dos años llevo una racha de “chascos” considerable, espero que para el año presente (y los que vengan) pueda cambiar a bien este aspecto y las decepciones no sean tantas (:
 
 
La selección que os traigo hoy cuenta con productos marca SephoraAvalon OrganicsZiaja Kiehl’s.
 
¿Me acompañáis un ratito?

Empiezo con el Agua Micelar Triple Acción de Sephora. Debo confesar, a priori, que he gastado dos botes completos de este producto y que, finalmente, he decidido no volver a comprarlo más. ¿Por qué? Bueno, aunque es bastante suave con la piel, en el sentido de que no la irrita ni me provoca las temidas rojeces, me deja una ligera sensación pegajosa nada agradable. No es que sea un grave problema, puesto que yo no utilizo el Agua Micelar como producto único de limpieza, sino previamente a lavar el rostro con mi limpiadora. Por tanto, esta sensación pegajosa desaparece nada más me lavo la cara. Pero bueno, es un punto en su contra y un aspecto que inclina la balanza hacia el “no repito”.

 
 
 
Otro defecto que le saco es que “huele” demasiado. Ya sabéis lo maniática que soy con los aromas, y esta agua micelar tiene un aroma, para mi gusto, demasiado fuerte.
 
Aparte de estos dos detalles, el tercero, y definitivo, es que no desmaquilla perfectamente cuando la he utilizado para este fin. Tengo que utilizar mucho producto y pasar muchos algodones por el rostro para conseguir que éstos empiecen a salir limpios (o no tan sucios).
El formato grande que veis en la foto, creo recordar que me costó unos 14 – 15 € sin descuento, aunque yo siempre los he adquirido en promociones del 20 % (las antiguas que había antes en las que no te exigían un mínimo de compra).
El siguiente producto con el que no repito es el champú de Biotina de Avalon Organics. Le debía un versus a Diana, de Entre Brochas y Paletas de este champú junto con el de Nature’s Gate, pero finalmente, al no terminar por engancharme ninguno de los dos, no le vi el sentido a enfrentarlos cara a cara porque los dos salían perdiendo.
 
 
No sé si es efectivo o no porque os explico: no he podido utilizarlo durante mucho tiempo seguido ya que me resecaba demasiado el cabello. No contiene sulfatos fuertes, pero sí que lleva sulfatos, y quizás por eso notaba que no me controlaba debidamente mi pelo rebelde. Así que lo he ido gastando alternándolo con otros y, la verdad, no me apetece nada repetir con él, menos aún después de caer perdidamente enamorada del Bálsamo Lavante  de Eva Cosmetics. Del cual, os prometo que en cuanto pueda os haré una review individual (:
Los siguientes productos son dos mascarillas capilares de Ziaja: la de oliva y la de cacao. Debo decir que no es que me haya ido mal con ninguna de las dos, pero personalmente ambas se me quedan cortas para lo deshidratado y seco que tengo yo el cabello especialmente de medios a puntas.
 
 
La mascarilla de oliva huele claramente a chucherías. Tiene un olor que me fascina, aunque luego no perduraba mucho en el pelo, apenas unas horas tras el lavado, una lástima porque, como os digo, el aroma es riquísimo. En cuanto a hidratación y suavidad, pues pasa como con el olor. No es que deje el pelo “estropajoso” y deshidratado, insisto en deciros que quizá es que mi pelo es demasiado exigenteen cuanto a estas necesidades. Deja cierta suavidad y facilita el desenredado, pero esta sensación ya la perdía al día siguiente de lavármelo.
 
 
Con la mascarilla de cacao me ha pasado exactamente lo mismo. Su aroma también es muy rico: a chocolate pero con un punto ligeramente a caramelo. 
 
 
 
De los efectos, poco os puedo añadir porque han sido similares a los de la mascarilla de oliva. Las he utilizado ambas más como acondicionador que como mascarilla, para ser sincera.
 
 
Podéis encontrarlas ambas en webs como Maquillalia a un precio de 2,90 €.
Para finalizar estos dos productos de Kiehl’s de los que os hablé no hace mucho en el blog. El sérumHydro – Plumping Re – texturizing Serum Concentrate tuve que dejar de utilizarlo para el rostro porque, cada vez  que era regular en su uso, me salían unos granitos blancos muy pequeños, con su pus y con su todo… Está pensado para aportar muchísima hidratación al rostro, y me consta que hay muchísimas reviews y experiencias positivas del mismo, pero tal como os comenté en su entrada… no es para mí.
 
 
Algo parecido me ha pasado con Micro – Blur Skin Perfector, un perfeccionador de la piel pensado para reducir los poros, igualar el tono y dejar la piel sublimada tanto a corto como a largo plazo. Como os comenté en su correspondiente entrada, quizás debido a las siliconas que contiene, no he podido utilizarlo como tratamiento debido a que también me salían estos incómodos granitos. Sin embargo, con un uso puntual como prebase de maquillaje, no he tenido este problema. Deja la piel muy bonita, aterciopelada y visiblemente más “perfecta”. Pero debido a no poder utilizarlo con más asiduidad y dado que hay otros productos que me funcionan mejor como prebase, mejor no repito.
 
 
 
¿Habéis probado alguno de estos productos? ¿Os pasa lo mismo que a mí en la piel de la cara con los productos con demasiadas siliconas?
Besos miles y nos leemos en la próxima entrada,

 

Auxi

Al País de Nunca Jamás (XII): Ziaja, Batiste, Palmer’s, Kiehl’s

¡Buenos días!

Normalmente enfoco este tipo de entradas de mandar a paseo a los productos que no me han funcionado bien a un solo producto, con objeto de hacer una review a fondo del mismo. Sin embargo, he decidido darles un pequeño giro y soltaros, así de golpe y porrazo, unas cuantas decepciones de las que me he ido llevando para hacerlo un poco más ameno y, de paso, desahogarme más profundamente.



Algunos de estos productos ni siquiera he sido capaz de terminarlos, lo confieso. Odio en lo más hondo tener que tirar un producto (es decir, tirar dinero) porque no me funciona. Por regla general, intento acabarlos, pero siempre hay alguno que se me atraviesa y soy incapaz de seguir “sufriéndolo” hasta que no quede ni gota.

 

 

¿Os quedáis a ver qué víctimas no inocentes voy a desterrar al Nunca Jamás de los Jamases?

 

 

Tónicos de Ziaja: Pepino y Caléndula
Lo mío con Ziaja debo decir que es una historia triste. A día de hoy no ha habido ningún producto que me conquiste, es más, lamentándolo mucho es mi obligación confesar que sólo se salva del odio más profundo el ungüento de oliva y estos dos tónicos (con ellos tengo ese sentimiento de ni fu ni fa, pero al menos no los detesto).
El tónico de pepino está indicado especialmente para piel mixta, grasa y normal. Está concebido para calmar la piel, cerrar los poros, limpiar con suavidad, aclarar el rostro e hidratar.
El tónico de caléndula, en cambio, está enfocado para pieles sensibles, por lo que sus propiedades se centran en hidratar, revitalizar y calmar la piel irritada.
Como punto positivo, decir que ninguno de los dos me ha irritado la piel, aspecto muy importante dado que tengo la piel sensible.
Por lo demás, no he notado ninguno de los otros efectos que prometen. Ni hidratación, ni luminosidad, ni poros cerrados… nada. Es, literalmente, como aplicar agua con un algodoncito sobre la piel. Quizá sea impresión mía, recordemos que no todas las pieles son iguales, pero mi experiencia es ésta.
Sé perfectamente que un tónico tampoco tiene grandes efectos, pero para mí tiene que cumplir, al menos que retire los restos de suciedad de la piel y que me deje la piel fresca y calmada. Con ninguno de los dos he notado dichos efectos, por lo que no repetiré con ellos nunca.
Son muy baratos, su precio es de 2.90 € y traen una cantidad de 200 mL cada uno. Podéis encontrarlos en diversas webs, como, por ejemplo, Maquillalia.
 
Champú seco Batiste XXL Volume
Desde hace un tiempo suelo utilizar champús en seco para esos días en los que no he tenido tiempo de lavarme el pelo y necesito, urgentemente, adecentarlo un poco aunque sea durante unas horas, hasta que pueda lavarlo en condiciones.
Compré este champú en seco absolutamente convencida de que me iba a funcionar a las mil maravillas. ¡Hablan tan bien de él! Ya había probado una minitalla del Floral&Fruity, por lo que imaginaba que me iría igual de bien que éste. Pues no, ¡gran error!
Este champú en seco está pensado para dar volumen, y quizás es eso lo que me va mal de él. Al dar volumen actúa como “ahuecando” la raíz y ahí es donde a mí me mata. La primera vez que lo apliqué casi me da un ataque. Tras repartirlo, cuando intenté peinarlo… ¡mi pelo se había convertido en una maraña deforme imposible de desenredar! Imaginaos, tenía que salir corriendo al trabajo y yo con el pelo lleno de enredos y además con una sensación de sequedad insoportable. No exagero, estuve a punto de echarme a llorar.
Desde aquella vez no he vuelto a utilizarlo más, me bastó con la primera experiencia. Así que se va al País de Nunca Jamás de los Jamases, aunque en este caso se lo donaré a mi madre que sí tiene problemas para dar volumen a su cabello y, además, tiene la raíz grasa y el pelo corto. Imagino que debe funcionarle muchísimo mejor que a mí.
Su precio ronda los 5 €, trae 120 gramos y lo tenéis en webs como MaquillaliaBeautik, etc…
Midnight Recovery Eye, de Kiehl’s
A este producto le dediqué una entrada completa que podéis consultar aquí. En ella os cuento mi experiencia con él y veréis por qué no pienso repetir con este producto.
No es en sí un mal contorno de ojos, pero a mí no me funcionó bien. No me mantenía bien acondicionada la zona, por lo que por las mañanas me notaba el contorno tirante y ávido de hidratación. Lo terminé pacientemente, pero teniendo una gran variedad donde elegir y viendo lo cortito que se me quedaba, no repetiré con él.
Tiene un precio de 28,50 € el tubito de 15 mL y lo podéis encontrar en tiendas y corners Kiehl’s o en su página web.
 
Antiestrías Palmer’s Cocoa Butter Formula
Ya os lo enseñé en la entrada que le dediqué a la prevención de estrías durante mi embarazo. Os comenté que apenas pude usarlo un par de veces porque me comían las náuseas del aroma. Durante el embarazo estamos mucho más sensibles a los olores y, el de este producto, fui incapaz de soportarlo. Le cogí una manía tremenda y fui incapaz de terminarlo incluso después de haber dado a luz.
No puedo afirmar si es buen o mal producto, lamentablemente se va directo a la basura.
Lo compré en iherb, aquí os dejo enlace directo a su ficha.
Y eso es todo por ahora, tengo más, pero ya os los enseñaré (;
¿Habéis probado alguno de estos productos? ¿Coincidís conmigo en opinión?
 
Muchas gracias por vuestras lecturas y comentarios,
 
Auxi

“Al País de Nunca Jamás (X)”: Prebase ‘Stay Don’t Stray’ de Benefit

Hola a tod@s!!!

Esta prebase de Benefit que envío directa “Al País de Nunca Jamás” me la compré en una temporada en la que a mi párpado le dio por no tolerar la de Too Faced. Me hacía como bolitas y pellejitos y no me aguantaba nada las sombras. Luego resultó que todo era por deshidratación de mi párpado y volví a la normalidad, pero como no sabía si era cosa de la prebase o no, adquirí ésta de Benefit. Voy a hablaros un poco de ella y luego os explico el por qué no me gusta.
El producto
Stay Don’s Stray es una prebase de sombras que sirve tanto para el párpado como para la zona del contorno de los ojos. Es decir, nos ayuda a que las sombras duren más tiempo, pero también es efectiva para que el corrector de ojeras tarde más en desaparecer.
Otro aspecto a destacar es que debido a su color es perfecta para unificar el tono del párpado (de hecho, esta característica es lo único que me gusta de este producto…). Además, también unifica un poco el tono de la ojera y no es necesario poner tanto corrector.
Ingredientes
Os dejo una foto:
Una imagen vale más que mil palabras
Y aquí unos swatches para que veáis su textura:
Cantidad y packaging
La prebase trae una cantidad de 10 mL, ni idea de los gramos que son.
El packaging si bien me parece higiénico, no sé si sería aprovechable hasta el final, ya que no sé si es de émbolo (con lo cual se va aprovechando todo hasta que no quede nada) o de pump (que implicaría desperdiciar el producto que quedase en las paredes). Me inclino más por la segunda…
Precio y dónde lo compramos
Cuesta unos 26 € si no recuerdo mal, aunque yo lo compré por 20 € más o menos con un descuento deSephora.
Lo podemos comprar en Sephora que tengan la marca y en los stands de El Corte Inglés que también dispongan de Benefit.
Mi opinión y mi experiencia
Como os decía, me gusta que unifique el tono del párpado y también que ya de por sí disimule las ojeras. Pero es lo único que lo salva de una quema total, en mi opinión.
Como prebase de sombras no me gusta porque me salen pliegues al cabo de las 2 – 3 horas (y eso que yo no soy de párpado graso, aunque lo mismo ésa es la razón…). Otro punto es que no noto que intensifique el color de las sombras como ocurre con otras prebases como la de Too Faced y la de NARS. Con ésta las sombras se quedan prácticamente igual.
En cuanto a su aplicación en la ojera, si bien es cierto que unifica, me reseca. Lo que implica que al cabo del rato tengo pliegues en esta zona y eso me mata.
En definitiva, un producto que no vuelvo a comprar y que lamentablemente tengo ahí muerto de risa porque entre ponerse eso y no ponerse nada… me quedo con lo segundo.
Como siempre os digo esto es una opinión y experiencia personal. Conozco a chicas que les gusta mucho esta prebase y a las que les va bien, pero cada una somos un mundo aparte.
Calificación Universal: 4.0 / 10.0
Espero que os haya resultado útil.
Muchos besos y gracias por estar ahí,
Auxi

Al País de Nunca Jamás (VIII): Estée Lauder Even Skintone Illuminator

Sorteo Carla Bulgaria!!! Apúntate aquí ^^ 

Sorteo Bhaskàra!!! Apúntate aquí ^^




Muy buenas chic@s!!!

Hace un tiempo os hablé de mi amado y adorado Advanced Night Repair en esta entrada. Nada que ver con lo que os voy a contar hoy, pues vaya chasco que llevo con este suero. Fue un regalo de Navidad que me hizo tremendísima ilusión porque le tenía unas ganas inmensas, ganas que se fueron apagando cuando comencé a leer reviews negativas del mismo. Pero bueno, yo me animé pensando que cada piel es un mundo y que lo mismo, lo mismo, lo mismo, a mí me funcionaba. Sin embargo, se ve que me sumo a la lista del personal que ha terminado profundamente decepcionada con él.

 

El producto

 

Estée Lauder lo describe como un suero intensivo pero delicado y respetuoso con la piel que nos ayuda a revelar su tono ideal y perfecto. Promete reducir de forma espectacular las manchas oscuras, decoloraciones, parches, rojeces y marcas de acné, sin importar el tono de nuestra piel o nuestra raza.

 

La fórmula está libre de aceites, por lo que es apta para todo tipo de pieles. Tiene un complejo de antioxidantes que se supone que ayudan a prevenir la reaparición de imperfecciones y falta de uniformidad. Con el tiempo, la piel quedará radiante, uniforme y luminosa. 

 

¿Cómo lo utilizamos?

 

Hay que aplicarlo sobre la piel limpia y seca, antes de la crema de tratamiento. Puede utilizarse por la mañana y/o por la noche, ya que no es fotosensible.

 

Cantidad y packaging

 

Hay dos formatos: 30 mL y 50 mL. Sale más económico el de 50 mL que es el que tengo yo, aunque para el caso habría preferido el de 30 mL para terminarlo antes.

 

El packaging sí que me parece precioso. Recuerda al otro Idealist (que no he probado): un frasco color verde – turquesa, con el tapón dorado. Muy bonito, elegante y que hasta luce en el tocador.

 

Precio y dónde lo compramos

 

El frasco de 50 mL vale sobre los 90 € y lo podemos encontrar en casi todas las perfumerías como Sephora,DouglasBodybellDruni, etc… On – line también lo podemos adquirir, por ejemplo, en Perfume’s Club(espero que lo adquiriesen allí, la verdad, pues así el desperdicio no es tanto), cuyo precio ronda los 65 €.

 

Por qué no me gusta

 

       La razón principal es simple: no noto NADA en la piel. Voy a partir de la base de que no tengo (gracias a Dios) manchas, parches, decoloraciones, etc… Pero sí que tengo algunas marcas de granitos, falta de luminosidad y ciertas rojeces. Y no noto diferencia alguna desde que lo estoy aplicando, que ya son unos cinco meses. He notado mejoría en la luminosidad de mi piel desde que estoy utilizando el limpiador de Açaí de Kiehl’s, pero con este producto llevo más tiempo y nada de nada de nada de nada.

 

       Deja unos microbrillitos dorados en la piel que me exasperan. Más que exasperarme, lo que me da la sensación es de que me están tomando el pelo. A ver… ¿ése es el efecto de “luminosidad” en la piel? Pues vaya timo. Hay que acercarse mucho al espejo para apreciarlos, pero están: una especie de micropurpurinas. Lamentable.

 

       No cunde. Necesitamos más cantidad de la que se puede requerir con otro suero (por ejemplo el Advanced Night Repair, que os recuerdo que adoro) para repartir por todo el rostro. Así que con el precio que tiene si encima lo gastamos en un suspiro… Listos vamos.

 

       No veo la cantidad que llevo gastada. No es que me quite el sueño que se termine, es lo que quiero porque tirarlo no lo voy a tirar, pero me gustaría verle el ansiado final.

 

Quiero aclarar que, por supuesto, el que no me vaya bien a mí no significa que no os pueda funcionar a vosotras. Cada piel es un mundo…

Y bueno, hasta aquí os puedo contar. ¿Lo habéis probado vosotr@s? ¿Habéis tenido otro resultado diferente al mío, o sea, satisfactorio?

Muchas gracias y hasta pronto 😉


Auxi

Al País de Nunca Jamás (VI): ‘Lemony Flutter’ de Lush

¡¡¡Estoy de sorteo!!! Apúntate aquí ^^

Buenos días!!!

 

Vengo con una “nueva entrega” (jejeje) de mis productos que van “Al País de Nunca Jamás”. Que no todo van a ser tentaciones, no??? Recuerdo que ‘Lemony Flutter’ es uno de los primeros productos que me compré de Lush, la verdad que con una fe ciega de que iba a ser buenísimo y que mis cutículas y uñas se iban a recuperar, pero tras más de un año de uso (porque sí, el botecito de las narices me ha dado para bastante más de un año y al final ya veréis qué usos le he dado para acabarla) puedo concluir que no tengo por donde salvar a esta crema.

 

El producto.

 

‘Lemony Flutter’ es una crema que se usa principalmente para tratar las cutículas, de hecho la compré para este fin ya que mis uñas son de libro, y las cutículas no se quedan atrás… Se trata de una crema bastante compacta y mantecosa, de color amarillo-verdoso claro y un aroma muy agradable a limón. Basta muy poca cantidad para extender por las cutículas y hay que masajearla hasta que se absorba… Lo que pasa es que, al menos a mí, no se me absorbe. Queda como una capa aceitosa en los dedos que no se va hasta que no la retiro con papel de cocina o me lavo las manos, valiente invento, ¿no? Si además agregamos que las cutículas ni se enteran aunque deje el aceite ahí todo el tiempo para que actúe… ya es que me sentía hasta tonta.

 

Os copio lo que pone en la página de Lush:

 

“No cometas el error de pensar que este pequeño bote de crema sólo te durará un mes. Incluso si lo usas todos los días para fortalecer tus cutículas y uñas en la mañana, tarde o noche, ¡no podrías terminar los 45gr en un año! La hemos usado en las rodillas, codos y hasta los talones. Es brillante. Su combinación de lavanda calmante, limón, manzanilla, suaviza y repara la piel dañada de todo tu cuerpo.

 

Modo de uso:

 

– Coge una pequeña cantidad de esta mantecosa crema.

 

– Extiéndela con un pequeño masaje por tus cutículas, talones, codos y cualquier parte que necesite un cuidado extra.

 

– También puedes usar Lemony Flutter como crema de manos habitual.

 

– Pruébala también para reparar las puntas abiertas. ¡Pero usa muy poco!”

 

Ingredientes

 

Os copio los ingredientes desde la web de Lush:

 

Infusión Orgánica de Limón Fresco (Citrus limonum), Manteca de Karité (Butyrospermum parkii), Cera de Abeja (Cera alba), Lanolina, Aceite de Soja (Glycine soja), Aceite Orgánico de Aguacate Prensado en Frío (Persea gratissima), Aceite Orgánico de Linaza Prensado en Frío (Linum usitatissimum), Manteca de Mango (Mangifera indica), Aceite de Coco Virgen Extra (Cocos nucifera), Aceite de Ricino (Ricinus communis), Perfume, Aceite Orgánico de Germen de Trigo Prensado en Frío (Triticum vulgare), Aceite de Limón (Citrus limonum), Aceite de Lavanda (Lavandula angustifolia), Aceite de Tagetes (Tagetes minuta), Aceite de Camomila Azul (Matricaria chamomilla), Trietanolamina, Ácido Esteárico, Cetearyl Alcohol, Extracto de Gardenia (Gardenia jasminoides), *Citral, *Geraniol, *Citronellol, *Limoneno, *Linalool, Metilparabeno, Propilparabeno. * Se da de forma natural en los aceites esenciales

 

Cantidad y packaging

 

El envase es típico de Lush: una cajita de plástico redonda de color negro, de esas que nos sirven para acumular vacías y cuando tengamos cinco canjearla por una mascarilla fresca. Trae 45.0 gramos.

 

Por qué no me ha gustado y cómo la he terminado

 

Básicamente ya os he contado el por qué este producto se va al “País de Nunca Jamás”, ya hemos quedado en que para las cutículas, nada de nada. Como crema de manos pasa 3/4 de lo mismo: no se absorbe ni soplando. Y eso que mis manos tienen una tendencia a la deshidratación de vértigo, las llevo siempre resecas y ando poniéndome crema varias veces al día. En las puntas del cabello, si queremos un bonito pelo aplastado y con pinta de no haberlo lavado en semanas, por poca cantidad que usemos, sería perfecto… ¿Qué hago para aprovecharla entonces? Pues es bastante buena para utilizarla en los pies, especialmente en talones y en los dedos. A ver, la capa aceitosa se queda igual y no se absorbe, tal y como pasa en otras partes del cuerpo, pero lo que hago es enfundar los pies en calcetines viejos (porque os digo ya que las manchas que deja ‘Lemony Flutter’ en la ropa cuesta la vida quitarlas… si se llegan a quitar, claro). Así que como tratamiento nocturno para recuperar un poco la hidratación en los pies, no está mal. Y este es el uso que le he dado hasta terminarla, que casi lloro de la emoción cuando vi el fondo del bote negro. Porque no se puede negar que cunde una barbaridad.

 

Precio y dónde lo compramos

 

El botecito cuesta 8.75 €, pero si os gusta y os va bien, es una estupenda inversión porque cunden como los panes y peces de la parábola. Para comprarlo tenemos la web de Lush y las tiendas de la marca.

 

Y esto es todo lo que puedo contaros de ‘Lemony Flutter’… ¿Alguien la ha probado? ¿Os ha pasado lo mismo que a mí? ¿Alguna crema que trate las cutículas y funcione algo que podáis recomendarme?

 

Muchos besos y gracias por leer y vuestros comentarios 😉

Auxi

aL PaíS De NuNCa JaMáS (V): ‘SHeeR LooSe PoWDeR’ De MAC

¡¡¡Estoy de sorteo!!! Apúntate aquí ^^

Es raro que envíe algo de MAC al “País de Nunca Jamás”, pero bueno, no todos los productos de una marca son perfectos y lo que a much@s va bien, a otr@s les va de pena. Este producto de MAC me lo compré con toda la ilusión del mundo, la verdad. Me había terminado unos polvos de Yves Rocher que me regalaron y que no duraban mucho en la piel y buscaba algo de una mayor calidad. A ciegas me fui, toqueteé en algunos stands y al final una chica de MAC me vendió éstos. Como no tenían tampoco un precio elevadísimo, me los traje. Y bueno, pasó lo que pasó, a veces esas cosas salen bien y otras es un auténtico desastre…

El producto
‘Sheer Loose Powder’ de MAC son unos polvos que como bien nos indican, sirven para fijar la base de maquillaje y que no salgan brillos. Tienen una textura bastante fina, pero no se “separan” cuando extraemos la cantidad que necesitamos, sino que forman como grupos. Sin embargo, una vez pasamos la brocha ya se reparten bien.
Tienen color maquillaje. En teoría son translúcidos, pero claro, esto se entiende que si cogemos los que son adecuados a nuestro tono de piel. A mí me dieron los NC20, y la verdad es que me suben un poco el color, cosa que no me gusta tampoco. Deberían haberme dado los NC15, pues yo si quiero color para algo tengo el bronzer…
Estos polvos no son inodoros, tienen un cierto aroma a “químico” que caracteriza a algunos productos deMAC. En concreto, las bases me huelen todas a aditivos de pinturas, todas excepto la nueva‘MatchMaster’, que de hecho cuando termine alguna de las que tengo por casa puede que adquiera, pues me gusta cómo queda y el olor no me tira para atrás. A estos polvos les pasa lo mismo. Los compactos y los ‘Mineralize’ no huelen así. Supongo que dependerá de los ingredientes.
Ingredientes.
Una imagen vale más que mil palabras, así que…
Swatches
Aquí podéis ver cómo queda el producto cuando extraemos la cantidad que queramos.
Precio, cantidad y dónde los compramos
No recuerdo el precio exacto… Creo que rondaba los 20.00 €, me vais a perdonar pero hace un año más o menos que los tengo. Trae una cantidad de 10.0 gramos, una barbaridad que me está costando la misma vida terminar. Porque como no me dan reacción, aunque no me gustan, yo soy cabezota y hasta que no los acabe no me compro otros. Los combino con los HD de MUFE, que dejo para el fin de semana.
Lo podemos comprar en los stands de MAC y en las tiendas MAC Pro (las que tengáis la suerte de tener una cerca, claro…).
Mi opinión y mi experiencia
No encuentro ningún punto positivo en estos polvos, quizás el precio, así que voy a resumiros una lista de los puntos negativos que les veo y por los cuales se van directos al País de Nunca Jamás:
 Dejan la piel totalmente matificada. Esto en mi caso es negativo. Así que si tenéis la piel muy grasa, estos polvos pueden ser una excelente solución para controlaros los brillos. Para mí que tengo la piel mixta con bastantes puntos de sequedad, es un engorro. Da igual lo bonita que se me haya quedado la piel con la base, es echarme estos polvos y perder la luminosidad. Me gusta que me matifiquen la nariz, que sí me molesta que brille, pero el resto de la cara, pues no.
 No se van perdiendo de forma homogénea. El rostro queda a parches más que irse uniformemente. Antiestético es poco. Si estáis pocas horas fuera de casa (5 ó 6) esto no supone inconveniente, pero si como yo salís a las 7.30 de la mañana y no volvéis hasta las 19.00-20.00… no los aconsejo. Si se perdieran de todos lados igual, tendría un pase, pero… ¿a quién le gusta ir con la cara “a trozos”?
 Marcan los poros. Yo no los tengo muy muy evidentes, y lo mismo me los marcan porque me resecan, no lo sé. Pero no me gusta nada el efecto.
 En mi caso, dado el tono inadecuado me suben demasiado el color y no me gusta (si es que en MACconmigo al principio se lucían, no daban ni una, que no es por criticar, pero en Bobbi Brown no me ha pasado en la vida).
 El olor, no me gusta un pelo. Una vez en la piel no sé si es que desaparece o que me acostumbro, pero ya no lo noto.
 La textura: es tizosa.
Y bueno, hasta aquí os puedo contar…
¿Habéis probado estos polvos sueltos? ¿Qué os parecen? ¿Cuáles me recomendáis, aparte de los HD deMUFE? He estado pensando en los de NARS, hablan muy bien de ellos, ¿alguna los habéis probado?
Besos y gracias por vuestros comentarios 😉

aL PaíS De NuNCa JaMáS (III): DiSCoS DeSMaQuiLLaNTeS ‘DeMaK uP: aNTiBoLSaS y aNTioJeRaS’

Vuelvo con una nueva entrega de “Al País de Nunca Jamás”. Aunque también podría titular el post con “Vaya chasco”… No obstante, voy a tratar de daros mi opinión del producto desde el punto de vista más objetivo posible y luego os expondré mi experiencia con el mismo.

El producto

 

Los discos Demak Up Anti Bolsas y Anti Ojeras se presentan en un frasquito redondo, de color blanco y tapa verde turquesa. Contiene 30 unidades, lo que en teoría nos proporciona 30 días de desmaquillante si usamos sólo uno o 15 si usamos dos (uno para cada ojo), que es lo que hice yo y lo que recomiendo.

 

Se trata de un producto no graso y enriquecido en principios activos de vid roja, planta que nos ayuda a disminuir las bolsas y ojeras.

 

Los algodones son parecidos a los típicos discos desmaquillantes redondos, sólo que éstos están impregnados en líquido. Consejo: si lo compráis, mantened bien cerrado el frasco, para evitar que se reseque el producto. Viene con una tapa de aluminio en el interior, os recomiendo mantenerla también hasta el final.

 

Ingredientes

 

Agua, parafina líquida, butilen-glicol, isohexadecano, isopropil palmitato, ciclometicona, gliceril estearate, poliaminopropil biguanide, maltodextrina, pantenol, ceteareth-20, ceteareth-12, cetearil alcohol, vitis vinífera, centaurea cyanus, propylene glicol, cossypium, iodopropinil butilcarbamato, disodium EDTA, hidróxido de sodio, perfume.

 

Lo que me ha gustado:

 

       No resecan en absoluto la piel.

 

       El aroma es muy agradable.

 

       No pican, ni escuecen, ni irritan.

 

Lo que no me ha gustado:

 

       No desmaquilla perfectamente el ojo, deja restos.

 

       Las ojeras… siguen ahí. No me disminuyeron ni un poquito.

 

       El precio es muy elevado para lo que realmente hace.

 

       No puede con los maquillajes a prueba de agua. Y si usáis una máscara “guerrera”, despediros.

 

Precio y dónde lo encontramos

 

Vale entre 5 – 6 € (personalmente, una burrada), y yo lo compré en Hipercor, aunque algunas perfumerías también los tienen.

 

Mi opinión

 

Al pertenecer a la categoría de “Al País de Nunca Jamás”, está claro que no me ha gustado el producto. No significa que no funcione a los demás, es cuestión de mi propia experiencia con él. Las ojeras, desde luego, no me las ha atenuado lo más mínimo. De las bolsas no puedo hablar porque no tengo demasiadas, pero tampoco he notado ninguna sensación de descongestión ni alivio de la zona al utilizarlo. Cosa que sí consigo con el Agua Micelar SensiBio de Bioderma, por ejemplo.

 

En fin, un artículo más que nunca volveré a comprar…

 

¿Lo conocíais? ¿Os ha funcionado? ¿Os pica la curiosidad?

 

Besos y hasta pronto

‘aL PaíS De NuNCa JaMáS (II)’: LaiT DéMaQuiLLaNT VeLouRS De CLaRiNS

Aquí vengo con mi segunda entrega de ‘Al País de Nunca Jamás’, aunque primero debo aclarar que en este caso el producto del que os voy a hablar ni me ha decepcionado ni me ha dado reacción alguna en la piel. Simplemente “no me va”, no puedo explicarlo de otra forma.

Así que, para no ser negativ@s y no hacer una crítica destructiva, que no es el caso, prefiero que os toméis esta entrada como meramente informativa, siendo mis conclusiones negativas por las razones que luego os explicaré. Allá vamos…

 

El producto

 

‘Lait Démaquillant Velours’ de Clarins es una leche desmaquillante especialmente indicada para pieles mixtas/grasas. En el reverso del envase nos pone claramente: “Leche desmaquillante pieles mixtas o grasas. Desmaquilla perfectamente la piel respetando su equilibrio. Aplicar por la mañana y por la noche en el rostro y el cuello. Terminar con la loción tónica. Probada dermatológicamente”.

 

La ‘leche desmaquillante’ tiene una textura que en nada recuerda a una “leche”, es espesa, bastante espesa diría yo. Necesitamos poca cantidad para cubrir todo el rostro y es suave con la piel, es decir, no irrita nada en absoluto. Esto lo he tenido en cuenta como punto positivo porque ya sabéis lo reactiva que puede llegar a ser mi piel.

 

Además tiene un aroma muy agradable, huele a “crema” de toda la vida. No obstante, no soy muy partidaria de que los cosméticas tengan demasiado aroma, pues es sinónimo la mayoría de las veces de que tienen sustancias que pueden no ser beneficiosas para la piel…

 

Ingredientes

 

No os voy a copiar la lista completa, pero sí os digo que contiene phenoxietanolmethylparaben,ethylparabenbutylparaben, isobutylparaben y propylparaben. Toma cóctel de parabenos. Eso sí, no están entre los ingredientes principales. También contiene una silicona volátil.

 

Destaco también su contenido en sulfato de zinc, que sirve para equilibrar la grasa en la piel.

 

Lo que me ha gustado:

 

·         Básicamente la cantidad que trae, considero que sale bastante económico.

 

·         El formato, es cómodo y práctico, aunque no para llevar de viaje. Además me gusta ver la cantidad de producto que llevo gastado.

 

·         No me ha dado nada de grasa. Esta función la cumple a la perfección.

 

·         No me ha irritado la piel.

 

Lo que no me ha gustado:

 

·         El contenido en parabenos. Creo que le han añadido demasiados.

 

·         La textura tan espesa. Me gusta desmaquillarme con fórmulas muy fluidas, cuanto más líquidas mejor. Y esto no es una “leche” es una “crema”. Me da la sensación de estar aplicándome una hidratante de poca consistencia, o una crema de playa, más que una loción desmaquillante y me desagrada sobremanera. Yo siempre me lavo el rostro con una limpiadora después, pero si alguien sólo usa desmaquillante creo que se vería obligada a lavarse luego si utiliza este producto. Porque deja la sensación de tener restos de desmaquillante en la piel.

 

·         No retira por completo el maquillaje, y si lo hace es necesario emplear una cantidad de producto descomunal. Yo después de desmaquillarme con ella y lavarme la cara aún tengo restos de maquillaje que retiro con el tónico. Valiente negocio, ¿no?

 

·         No puede emplearse en los ojos, vamos, ni lo intentéis. Yo probé y estuve viendo borroso hasta que me acosté. Menos mal que a la mañana siguiente ya veía normal porque me asusté bastante.

 

Precio y dónde lo compramos.

 

Es bastante económica, vale unos 28 €, pero el frasco trae la friolera de 400 ml, toda una barbaridad (no os digo lo cuesta arriba que se me está haciendo terminarla!!!). De todas formas, a mí me salió aún más barata: la compré en “Perfume’s Club” y me salió por 20 €. Un chollo, vamos, aunque si me hubiera ido bien estaría más contenta… Está disponible en todas las perfumerías donde he mirado, y on-line hay muchos sites donde la venden. También tenéis su página oficial, y por supuesto en “El Corte Inglés”.

 

En conclusión, en cuanto se me termine, va ‘Al País de Nunca Jamás’, sintiéndolo mucho. Para la próxima adquiriré un desmaquillante que respete mi piel, no me dé grasa y sea mucho más fluido. Y si puede ser eficaz retirándolo, mejor. Anda que no soy exigente ni nada, eh??? 😛

 

¿Habéis probado este desmaquillante? ¿Qué os parece? ¿Os gustan los desmaquillantes con consistencia espesa o preferís como yo texturas más fluidas?

 

Besos y gracias por comentar 🙂

aL PaíS De ‘NuNCa JaMáS’ (I)

Últimamente estoy inaugurando tipos de entradas nuevos en el blog, cosa que querría haber hecho antes, pero entre una cosa y otra… En fin, os traigo esta nueva sección donde voy a hablaros de los productos que no volveré a comprar jamás de los jamases.

Inauguro con las toallitas desmaquillantes ‘Yes to Cucumbers’, de Sephora. Ya me decía Miss Potingues en la entrada en que las enseñé con otras cositas que a ella no le gustaban. ¿Fue un augurio? Puede, pero desde luego dio en el clavo. No me han gustado nada de nada.

 

Las toallitas en sí nos prometen limpiar, desmaquillar y nutrir la piel, todo en uno. Contienen aloe vera y extracto de pepino (además de otros ingredientes, claro). Supuestamente están indicadas para pieles sensibles.

 

El contenido del paquete es de 30 toallitas y cuesta 6.50 €. Un poco caro para mi gusto. Una vez abiertas, hay que utilizarlas antes de 3 meses.

 

Mi experiencia con ellas ha sido un poco traumática. Ya el primer día que las utilicé, al pasármela por el rostro tan confiada en que eran para pieles sensibles (si es que no se puede ser taaaaaaaaaaaaaaaan ingenua), me dio una sensación de escozor que aluciné. ¿Pero cómo puede escocerme ésta, que está indicada para pieles sensibles, y la de ‘Les Cosmétiques’ del Carrefour no? Misterios de la vida, que digo yo.

 

En segundo lugar, las zonas problemáticas (es decir, mejillas y, sobre todo, nariz) se enrojecen nada más pasar la toallita. Horror!!! Con el cuidado que tengo siempre con esta zona!!! No digamos ya si tengo que dar más pasadas (que es lo que ocurre), se irrita que penita me da…

 

Y luego… que todo el maquillaje, ustedes perdonen, no se lo llevan. Tururú. Queda siempre un resto que luego elimino con la limpiadora y pasando un algodoncito con el Agua Micelar Sensibio de Bioderma.

 

Vamos, resumiendo, que se va al país de Nunca Jamás.

 

Me da rabia porque las estoy gastando para la frente, la barbilla y el cuello (donde la piel también escuece y pica, pero al menos no salta cual hoguera de indio). Para la nariz y las mejillas echo mano directamente del Agua Micelar. Un engorro usar dos productos para lo mismo…

 

Espero que os haya resultado de utilidad. Y bueno, que es una mera opinión, seguramente a alguien les funcione, pero a mí y a mi piel desde luego que no.

 

Besos y hasta pronto 🙂